Written by 08:27

Drogista – Drogist/-in

Yanet Viamontes es contadora de profesión y había terminado su servicio social en La Habana mientras trabajaba de forma paralela como bailarina. La invitación de una amiga a un casting sería el inicio de una aventura que la ayudaría a cumplir su sueño, cambiando el rumbo de su vida para siempre. 

Hoy nos cuenta cómo desde Cuba llegó a Turquía y luego a Alemania, además de todos los detalles de su formación (sueldo, asignaturas, procesos de selección, pruebas) y sus proyectos en Redes Sociales, los cuales ha utilizando para reforzar sus aprendizajes y compartir parte de su vida.

Redes Sociales de Yanet 
Instagram

Youtube

Tik Tok

Ofertas para hacer tu Ausbildung en DM

Escuela de Yanet

Vocabulario de ayuda (palabras en Alemán usadas durante la entrevista).
der Einzelhandel: El comercio al por menor
der Arbeitgeber: El empleador
die Bewerbung: La aplicación o postulación a un puesto de trabajo
die Verkäuferin: La vendedora
das Büro: La oficina
der Lebenslauf: El CV
die Vorstellungsrunde: La ronda de presentación
die Gemeinschaftskunde: La educación cívica
BBL: Administración y negocios
die Pflanzenpresse: La prensa de plantas
Genau: Exacto (a modo de expresión)
die Weiterbildung: La formación continua
die Steuer: El impuesto

Síguenos Instagram @somosazubis/ 

Más información en somosazubis.de

Si tienes preguntas y/o sugerencias escríbenos a somosazubis@gmail.com 

Tema: Chérie la Kro, Banda: Lessazo, Album: Soleil d´hiver, Licencia: Creative Commons

(Visited 144 times, 1 visits today)
Transcripción

Atención: La transcripción se generó automáticamente y no se revisó ni corrigió posteriormente. Este proceso no es muy preciso y, por lo tanto, el resultado contiene con certeza una serie de errores. En caso de duda, siempre prevalece la palabra hablada grabada en el episodio.

Somos Azubis.

Yanet Viamontes es contadora de profesión y había terminado su servicio social en La Habana mientras trabajaba de forma paralela como bailarina.

La invitación de una amiga a un casting sería el inicio de una aventura que le ayudaría a cumplir su sueño cambiando el rumbo de su vida para siempre.

Hoy, desde el sur de Alemania, nos comparte su historia.

Hola Jeanette, ¿cómo estás?

Hola, ¿cómo estás?

Bien, muchísimas gracias.

¿Y tú?

Bien, también.

Muchas gracias de nuevo por aceptar la invitación y estar aquí hoy día.

Gracias a ti por la invitación.

Es un placer.

Bueno Jeanette, empecemos entonces con la entrevista y cuéntanos un poquito qué Ausbildung estás haciendo actualmente.

Bueno, soy Jeanette, soy cubana y bueno estoy viviendo aquí en Alemania desde hace tres años y estoy haciendo ahora un Ausbildung als Drogistin, que sería drogista, aquí en Alemania.

Es un poco complicado entender qué es el drogista, pero bueno, nos adentramos al tema luego.

Y estoy en el tercer año de la carrera, bueno, o de la formación.

Estás hace tres años de la formación y ¿hace cuánto tiempo que vives aquí en Alemania?

Vivo aquí en Alemania hace tres años y cinco meses y estoy ahora cursando el tercer año de la formación.

Es decir, desde que empecé, desde que llegué aquí a Alemania, le fui duro a todo.

¡Guau!

¿Empezaste de una?

De una, directo.

¿Y de dónde llegaste?

¿De dónde eres originalmente?

Bueno, soy cubana, pero antes de venir para acá, para Alemania, vivía en Turquía.

Viví cuatro años en Turquía y de ahí fue donde conocí a mi esposo, que bueno, es la razón por la que a cual estoy viviendo ahora aquí en Alemania.

En Turquía trabajaba como animadora deportiva y bueno, en Cuba estudié contabilidad.

Y entonces aquí ahora, droguismo.

¿Y cómo llené tu vida en Cuba y cómo decides salir, irte a vivir a Turquía?

Bueno, yo cuando terminé de estudiar contabilidad, que lo hice como en un tecnológico, así se llama.

Creo que en todas partes.

Fueron cuatro años y bueno, en Cuba tienes, después que tú termines de estudiar, tienes que pagar tus estudios, pero como se paga como un servicio social, no en forma de dinero físico.

Y entonces yo terminé ese servicio social, que son dos años en lugares donde ellos a ti te envían.

Tú no puedes escoger.

Y yo terminé esos dos años y me di cuenta que la contabilidad no era lo que yo quería.

No es el trabajo especial para mí estar en una oficina.

Entonces, yo también, aparte de que estudiaba, trabajaba porque en Cuba no puedes, bueno, no si tú quieres tener algo y tampoco es que puedas tener mucho, pero bueno, si quieres poder lograr aquí, tú tienes también que trabajar.

Y entonces yo trabajaba como bailarina en los shows, en las discotecas, junto con los cantantes de reggaetón, las bailarinas que siempre están a los lados, así.

Entonces, en ese tiempo en el que yo estaba trabajando, llegó una amiga mía un día y me avisa así, vamos a ir a un casting.

Fue algo así loco un poco.

Y me dice, vamos a ir a un casting que hay un un manager de animación aquí, es un turco.

Y bueno, como nosotros estábamos en ese mundo del baile, ella me dice sí y se va a llevar a un a un show o a dos, depende.

Y entonces vamos a ir al casting.

Y yo le digo, bueno, sí, fue así.

Ella me llama por teléfono y me dice, dale que nos vamos para el casting.

Y entonces yo me preparo, voy con ella para el casting, pero que ellos, bueno, el turco se llevó a un grupo de baile en el que nosotros no pertenecíamos.

Nosotros fuimos como bailarina solitaria, en el sentido de que si nos quieren, nos integran a un grupo de baile.

Pero por supuesto, para él fue mucho mejor llevarse el grupo de baile que ya estaba, porque en los hoteles en Turquía hay muchísimos grupos nocturnos de baile y todo esto en los hoteles.

Y bueno, nosotros nos quedamos fuera de ese casting, no nos escogieron, pero el turco habló con la jefa del grupo de baile y le dijo, dile a las otras muchachas que vinieron que hay ofertas de trabajo para ellas no bailando, pero si quieren pueden trabajar en la animación.

Y bueno, yo no tenía idea qué cosa era trabajar en la animación.

La primera pregunta fue ¿hablan inglés?

Y yo no hablaba inglés, pero yo dije que sí, como buena cubana que soy, sí a todo y sin miedo a nada.

Yo sí, sí hablo inglés.

Y preguntó ¿sabes hacer algo de deporte?

Y yo sí, sí, cómo no, todo.

Yo no sabía hacer nada, pero yo decía que sí a todo.

Y entonces, bueno, nada, al final éramos como diez muchachas.

Él contó lo que había que hacer, nos dijo bueno, preparen en un CD, preparen algunas fotos de ustedes vestidas elegantes, otras vestidas de ropa deportiva, para entonces él irse para Turquía y enseñárselo a los managers de animación en los hoteles.

Y si ellos quieren, pues que ustedes tendrán trabajo.

Porque ya cuando uno va de animadora a Turquía es un contrato directo, es decir, es un contrato directo con el hotel.

Entonces, bueno, nada, así el hombre, nosotros lo hicimos él, preparamos la foto, el CD, el hombre se lo llevó y como a los tres meses nos dio respuesta.

Y nosotros ya nos habíamos olvidado de eso y de pronto una llamada y dice que sí, que iban a llevar animadoras para Turquía, porque en Turquía, por lo menos en Antalya, que fue la parte donde yo viví, el mundo de la animación, por así decirlo, es de sesión, de seis meses en seis meses, el tiempo de verano.

Entonces nos llevaban como seis, siete meses y ya en el invierno, bueno, pues que todo el mundo para sus casas.

Y por eso fue que se habían tardado y a principio de verano nos llaman sí, que sí, que las van a llevar.

Y así fue todo.

Bueno, se demoró a que nos dieran la respuesta que sí, pero una vez que nos dieron la respuesta que sí, en menos de cinco días ya teníamos la visa, todo, ya lo teníamos todo.

Fue tan rápido que a mí no me dio tiempo ni a explicarle a nadie.

Era como que bueno, ya tengo el ticket y teníamos una carta en inglés de todo lo que teníamos que hacer, las cosas que teníamos que llevar, los aeropuertos, lo que íbamos a pasar y todo era para nosotros como para mí.

Y la amiga mía era como wow, qué rápido.

Pero a la vez era como estamos soñando, qué es lo que pasa?

Porque para el cubano es tan difícil salir de Cuba.

Y una vez que se nos dio así como y con contrato de trabajo, es que nosotros no, nos sentábamos en el avión y era como es en serio?

No podías creerlo?

No lo podíamos creer.

Y cómo fue para ti cuando recibiste la llamada?

Por lo que nos dices, estabas un poco choqueada, pero también cuando fuiste al casting, pensaste realmente en lo que significaba irte a vivir a otro lugar y más a Turquía, que es como otra cultura totalmente diferente.

No, para nada.

Yo pienso que eso es un punto que me imagino que le pasaría a muchos cubanos, que nosotros no pensamos.

Estamos tan desesperados por salir de Cuba que no pensamos en eso.

Eso viene después.

Eso vino ya cuando ya yo tenía mi visa, cuando ya yo sabía que me iba, vino la parte de ya te vas a Turquía y de las amistades y de la familia.

Y entonces empieza el miedo, empiezan las películas de terror o como decimos nosotros, a preparar contraseñas con tu familia, con tu amiga.

Mira, tú me llamas.

Si tú dices esta palabra es que estás en problema porque en la vida real y sobre todo, bueno, no puedo decir sobre todo porque no es que Turquía sea un país así, pero que la corrupción y esto de la venta de mujeres y toda esta historia y un país turco.

A ver, que no es que pase.

No quiero que se malinterprete, pero que uno en Cuba pensaba mucho eso.

No sé, las películas, por así decirlo.

Por supuesto, en ese momento yo también lo pensaba.

Lo que al salir y llegar ahí me di cuenta que no, que no es la realidad.

Pero es que nosotros como cubanos no conocemos la realidad de mucho porque es que vivíamos en Internet, vivíamos completamente a ciegas y entonces era lo único que uno se podía imaginar.

Y entonces fue que empezó el miedo el día antes de irnos.

Fue el miedo de verdad.

Ay, y bueno, y si llegamos y entonces nos quieren prostituir, ¿se puede decir esa palabra?

Sí, claro.

Como ahí empezaste a pensar como quizás no es el contrato de lo que me ofrecen.

Exacto, es como que ok, ¿qué pasa?

Y entonces me acuerdo que nosotros creamos una palabra.

Mi hermana mayor me dijo si tú llamas y la primera llamada y tú preguntas por el gato, yo me voy para la embajada y yo empiezo a buscar a la policía.

Y yo me acuerdo que yo llamé y bueno, cuando llegué a Turquía, que llegué a un hotel, Dios mío, que todavía eso para mí es un sueño, que yo dije aquí es donde voy a trabajar, aquí es donde voy a vivir, que nos presentaron, que vimos todas las demás animadoras.

Hay muchísimas animadoras rusas de Ucrania, de Belarus y bueno, que vimos las realidades como era.

Y yo llamo por el teléfono y yo me acuerdo que decía Yanet, pregunta o di cualquier cosa, pero no preguntes por el gato.

Y era lo que más yo quería hacer.

Y yo si tú preguntas, yo es que quería preguntar ¿y cómo está el gatito?

Porque es cariño que uno le coja a sus animales.

Ah, ¿de verdad?

¿Tenía ahí un gato?

Claro, sí, sí, tenemos un gato, pero es que fue lo que se le ocurrió a mi hermana mayor.

Dijo mira, en la primera llamada, la primera, si tú preguntas directamente, sí, estoy bien, ¿cómo está el gato?

Es que algo está mal.

Y bueno, yo y Yanet me voy para la policía y ok, y yo llamo.

¿Y todo está bien, Yanet?

Sí.

¿Y cómo estás tú?

Y cómo está el gato.

Pero yo en mi cabeza era todo el tiempo ¿y cómo está el gato?

Pero quiero preguntar, pero no puedo.

Sí, sí, me acuerdo, eso jamás se me va a olvidar, ni a mi familia tampoco.

No podía preguntar por el gato, pero bueno.

Y cuando llegaste a Turquía, ¿cómo fue la experiencia, no?

De llegar, de ver el hotel, ¿qué te pasó en ese momento?

Wow, eso fue genial.

Me acuerdo que nos fueron a buscar, éramos tres muchachas, tres cubanas, nos fuimos juntas, nos fueron a buscar al aeropuerto, con un cartelito, y bueno, nos montamos en una minivan y llegamos al hotel.

Cuando abrieron, bueno, nos llevaron directamente a la parte, en Turcos se les diría como loshman, que ahí es donde vivíamos nosotros.

El loshman, donde vivíamos nosotros, era como bungalow, muchos, muchos bungalows, y en el medio una piscina.

Ahí es donde vivían los animadores.

Y bueno, no nada más animadores, vivían también personas que trabajaban en la gastronomía.

Y bueno, nos llevaron ahí, y yo pensando que ese era el hotel.

Pero es que no, eso era donde nosotros íbamos a vivir.

Y yo, ay Dios mío, me está cogiendo aquí la civilización.

Bueno, nos ponen la habitación, una habitación donde estábamos las tres juntas.

Pero aquello era, yo decía, esto es un salón de baile, una habitación grandísima con un balcón para la piscina.

Bueno, nosotros ya tuvimos el primer choque, como wow.

El segundo choque, me acuerdo que fue cuando ya el jefe, que de hecho vivíamos en su bungalow, y él vivía abajo con la mujer.

Tenía una mujer rusa, la mujer del turco, ¿sí?

Y nosotros estábamos arriba.

Y bueno, ya él nos llama, nos dice, vamos a bajar para entonces ir al hotel, a que le presente al manager, porque él era como que el segundo, presentarles al manager y presentarles al grupo de animación y para que desayunen.

Vamos caminando, el hotel quedaba como a unos 20, 30 metros.

Vamos caminando y cuando entramos al hotel, oh my God.

Es que hoy en día, tengo que decirlo, que ese hotel sigue, a quien yo se lo enseñe, sigue impresionando.

Es un hotel que para ir a la playa, es una cosa tan grande, que tiene un campo de fútbol, tiene golf, tiene una piscina, bueno una, bueno una, la piscina principal es de un kilómetro.

Para llegar a la playa tienes que ir con un catamarán.

Es un hotel que parece una isla.

Como una miniciudad.

Es como una miniciudad, exacto.

¿Y cómo se llama?

Es una cosa preciosa, Titanic Deluxe Belek.

Belek es la ciudad donde está y Titanic.

Hay 12 Titanic en toda Turquía.

De hecho aquí en Alemania, en Berlín, hay un Titanic.

Y era titánico.

Sí, sí, titánico, pero wow.

Aquello era genial, genial, genial, sí.

¿Cómo era tu día de trabajo allá?

Cuéntanos un poco cómo fue esa experiencia, un poco de hacer animación y estar como en otro mundo.

Al principio, bueno, los primeros días vino el problema, porque después que yo dije que sí, que sí, que sí, que yo se hablaba inglés, y bueno, llegar, y bueno, a ver, por ejemplo, cómo funciona un día en la animación.

A las 9 de la mañana hay una meeting, una reunión, una cita, una reunión, exacto.

Y ahí habla el manager y dice, bueno, hoy Jane va a empezar con el morning gym.

Es como un tipo de yoga o morning gymnastics, stretching, ese tipo de cosas.

Tú vas a hacer la yoga, después a las 11 y media vas a hacer el water gym, gimnasia en el agua, y yo en plan de sí, sí, sí, y bueno, no hay ningún problema.

El primer día no me mandaban sola, te mandaban con otra animadora que ya estaba para que tú miraras, pero bueno, y yo a todo yo le decía yes, yes, yes.

Pero bueno, ya después te decían, bueno, antes de irte al pool game, en los hoteles en Turquía ellos estilan, y me atrevería a decir que en casi todos, porque bueno, trabajé en varios, ellos estilan a las 12, exacto, se hace un pool game, que es una fiesta grandísima, es como para cerrar la animación de mediodía, y ese pool game es como que, es lo más grande que hay, la actividad más grande que hay.

Y bueno, y antes del pool game tienes que ir a buscar los macarrones y tienes que buscar esto y cosas para, y yo, bueno, yo me acuerdo de ese principio y decía, Dios mío, ahora que yo hago, yo no sabía decir nada en inglés, pero yo donde quiera que iba, yes, yes.

Pero bueno, nada, ya después, para hablar de cómo funcionaba, ya después que logré decir algo y que aprendí a algo, pues así, llegaba a la reunión y te repartían, te decían si a ti te toca esta actividad, esta actividad, después por la tarde hay una pausa a mediodía y después por la tarde hay otra reunión donde te dicen, bueno, ahora vas a hacer la bocha en la playa, después te va a tocar esta otra actividad, vamos a decir vóleybol, el vóleybol, eso era un show, yo con el vóleybol, porque me preguntaron, ¿sabes hacer vóleybol?

Y yo, sí, sí, cómo no, y yo ni idea de las reglas del vóleybol, ay Dios mío.

¿Y tú tenías que regular los partidos o tú tenías que enseñarles a jugar?

No regularlos, es como el refri, pero es que yo no entendía, yo decía, bueno, ya se cayó la bola, la pelota al piso, pitaba, ponía la mano para acá, me acuerdo que en Turquía van muchos rusos, sobre todo a Bélec, y me acuerdo que se hizo así, instantáneamente, de pronto se hizo un grupo de rusos y un grupo de turcos, y eso se debe evitar, tú debes, por ejemplo, mezclarlos de todas las nacionalidades para que no empiece, porque ellos están en vacaciones, no tienen por qué tener esa guerra, pero es que se dio así, se fueron llegando la gente y de pronto tenía un equipo de rusos contra turcos, y yo dando los puntos al revés y los rusos porque me decían que yo me parecía turca, me gritaban horrores, me gritaban horrores y yo no, pero es que no, no, yo no soy racista, yo no, yo cubana, cubana, y entonces me gritaban de todo, buscaron un jefe y el jefe me dijo que pase y yo no entiendo, porque es que yo pitaba y ponía la mano para donde me salía, daba lo mismo, yo ni sabía si el punto estaba bien para el lado, para la derecha, a mí me daba igual, yo lo único que decía, pero por qué se lo toman en serio, si están de vacaciones, tú sabes lo que es pagar unas vacaciones aquí para ponerte, pero bueno, sí, sí, a mí me pasaron muchísimas cosas, pero bueno, normalmente sí, ya después con el tiempo terminé pudiendo trabajar y pudiendo hablar y sin buscar problemas, y sí, hacía.

¿Y estuviste cuatro años así?

Cuatro años en la animación.

¿Te quedaste en el mismo hotel o te cambiaste después?

No, en el mismo hotel estuve dos años, después me fui para otro hotel en Lara, que es otra ciudad, lo más bonito, es mucho más activa, tiene muchos más hoteles, pero los hoteles son más pequeños, el otro es como un pueblo y los otros son como que en una península donde hay muchos, muchos hoteles, sí, después me fui para otro, pero es más o menos lo mismo.

Los clientes van variando porque los alemanes, por ejemplo, son de escoger y decir, bueno, vamos a ir a tal ciudad y se instalan en ese, como que en esa parte de Turquía, y también que he aprendido ya de que estoy viviendo aquí ahora en Alemania, que ellos le huyen a los rusos, entonces ellos dicen, mira, esta zona de aquí de Turquía es más como de vacaciones donde van muchos rusos, pues ahí no van ellos, y entonces al principio trabajaba mucho con muchos rusos, por eso aprendí algunas palabras de, para poder hacer la animación y todo, y después era completamente otro tipo de, no de animación, pero sí de cliente y entonces ya te cambia la mente y eran todos más como que alemanes.

Era como ir a estar trabajando en un contexto totalmente distinto, dependiendo del hotel y de la región, qué interesante.

Aunque las actividades casi siempre vienen siendo los mismos, los programas casi siempre son los mismos.

¿Y qué de esa experiencia, qué es lo más bonito que te llevas?

Bueno, me llevo muchas cosas, muchísimas cosas, pero bueno, lo más bonito es mi esposo.

Sí, lo más bonito es mi esposo, que realmente fue así, yo sin buscarlo, como dice él, yo tampoco te he buscado, digo, no, nos encontramos.

Sí, eso fue ya en el 2016, él fue con dos amigos de él, dos jimahuas, y estuvieron quince días, me dijo él, que estuvieron la primera vez, donde yo nunca los vi, porque imagínate, es un hotel donde hay más de mil personas y van variando todas las semanas, es imposible, por muy buena animadora que seas, porque yo era muy buena, pero era imposible que conozcas a todo el mundo.

Y realmente yo hacía las actividades más como con, no sé, por ejemplo, la yoga, el water gym, entonces era más como de mujeres, y entonces los jimahuas, los amigos con los que él fue, ellos jugaban vólibol y yo tenía una amiga mía, María, rusa, que ella era la que hacía ese tipo de actividades, entonces ella tenía contactos con ellos, y por ahí más o menos a veces cuando ellos me veían junto con María en la noche, en los shows de las noches, porque los animadores también tenemos que bailar show en la noche, más o menos por ahí fue donde él me vio las primeras veces y que me veía en el hotel caminando, pero bueno, nunca fueron de participar en mis actividades.

Pero la primera vez ellos estuvieron quince días, y el antepenúltimo día fue que María me dijo, mira, vamos a la mesa que te quieren saludar, porque en Tuquía los hombres, los muchachos animadores, ellos pueden trabajar con las muchachas, es decir, en el sentido de que hay clientes, vamos a decir, un grupo de cinco amigas que se fueron a vacacionar, no hay problema si los animadores hombres se acercan a ellos y les venden bingo o les dicen vamos a hacer esta actividad.

Ahora, al revés, es como que una mesa donde hay tres muchachos y que se siente una animadora con ellos a tomar, porque tú puedes sentarte a tomar agua, a consumir lo que sea, porque puedes consumir de todo en el hotel, pero que te sientes nada más en un grupo con muchachos, ya el jefe te está mirando como diciendo, vas a perder tu día libre.

Sí, sí, sí, eso.

O sea, ellos sí, nosotras no.

Ellos sí, pero las mujeres no.

Lo que pasa es que bueno, uno que no es turco ni se deja meter en pie, uno ya se acerca, yo nada más me miro o lo que sea, yo les miro, estoy hablando, estoy haciendo mi trabajo, los estoy invitando a que vengan a comprar el bingo, a venderle tour para las discotecas, que al final es comisión para los animadores.

Claro que sí.

Y entonces, bueno, nada más.

Cuento que fuimos, los saludé y vi a mi esposo la primera vez la noche anterior a la de ellos irse.

Pero parece que, parece no, bueno, que se enamoró de primera vista.

Y él es muy penoso y le dijo a uno de su, de los Himawari, a los amigos con los que él fue, que me escribiera por Facebook.

Entonces me escribió por Facebook, me dijo, nosotros estamos en el hotel, ¿sabes quiénes somos?

Y yo, ah, sí, los vi, los que juegan en el vólibol.

Sí, ya, nos vamos mañana.

Mi amigo te quiere escribir.

Y me acuerdo que lo primero que le puse fue, ¿y qué pasa?

No tiene dedos.

Si me quiere escribir, ¿por qué no lo hace?

¿Por qué me escribes tú?

Lo que pasa es que sí, un dato, mi esposo es más joven que yo.

Entonces él acababa, bueno, fue en julio porque para su cumpleaños acababa de cumplir 20.

Entonces era como que mucha pena le daba.

Y entonces me acuerdo que el amigo me escribe y me dice, si te quiere escribir.

Y yo, bueno, que me escriba él.

Si de todas formas por Facebook yo no puedo regular.

Si me entra la notificación, blum, entra y ya, no puedo regular quién me escriba o no.

Entonces me acuerdo que ya después que se fueron, después que se fueron fue el que me escribió un día y empezamos a chatear.

Hola, ¿cómo estás?

Hola, y me escribía.

¿Y qué actividad están haciendo?

Y me manda fotos.

Así fue como él me entraba.

Nos gustó mucho el hotel.

Yo quisiera regresar al hotel.

Y yo, ah, sí.

Y de pronto acá íbamos hablando al principio un mensaje porque yo no podía trabajar todo el tiempo con mi teléfono, obviamente.

Y yo le respondía y después otro mensaje.

Y yo no sé, una cosa llevó a otra que terminamos hablando casi las 24 horas del día.

Fue una cosa increíble.

Fue una cosa increíble.

Es que él era ahí todas las mañanas el primer mensaje de buenos días.

¿Amorzaste?

¿Es el horario de almuerzo?

¿Qué actividad van a hacer hoy?

Él me entró como interesándose por el programa de animación, pero es que siempre me escribía.

Y llega un momento donde ya yo miraba el teléfono porque yo sabía que ahí estaba su mensaje.

Inconscientemente, yo me di cuenta de eso después.

Lo esperaba.

Y bueno, ya de pronto un día me acuerdo que me escribe, me dice, nosotros vamos a regresar.

Y yo, ah, ok.

Este no es el hotel de mi papá.

Esa frase yo todavía no le puedo explicar a él porque yo lo dije.

Pero él me pregunta, ¿y por qué tú me decías, ese no es el hotel de mi papá?

Y yo, bueno, a lo mejor es que a mí no me interesaba.

Si tú fueras o no, no sé, como que yo no iba a ganar dinero.

O mi papá no iba a ganar dinero.

No sé, me acuerdo.

Él no se lo olvida.

Ese no es el hotel de mi papá.

Y bueno, nada, me acuerdo que ellos fueron en julio y en agosto volvieron a ir.

Y ya con el tiempo, dice él que esa segunda vez fue por mí.

Y bueno, que sus amigos que a veces que nos reunimos siempre sacan el tema.

Es increíble que Yannick esté viviendo aquí.

¿Tú te acuerdas?

Cada vez que se toman dos cervezas.

¿Tú te acuerdas cómo nos conocimos en Turquía?

Y la segunda vez como Yannick nos lloraba.

Vamos, vamos, acompáñenme.

Y nosotros pidiéndole dinero a mis padres para la segunda vez.

Fue por ti.

Y yo, ok.

Y ya la segunda vez que fue, fue por ocho días nada más, pero ahí sí, pudimos hablar.

Más o menos, porque yo realmente tenía los ojos arriba de jefe.

Parece que se lo huelen.

Y pudimos hablar más o menos.

Y tenías mucho trabajo, por lo que dicen, ¿no?

Que tenías todo el día actividades.

Todo el día, todo el día, todo el día.

La antepenúltima noche de él irse, logramos entonces yo y la amiga mía de escaparnos, nos escapamos del hotel y nos fuimos para una discoteca con los muchachos.

Sí, nos escapamos a riesgo porque nos pueden decir recogen las maletas y váyanse.

Tomaste el riesgo.

Sí, nos fuimos para la discoteca, me acuerdo que me emborraché.

Wow.

Sí.

Y ya después, ya se fue.

Y a partir de ahí, estando en el aeropuerto, me pide que me abra un Skype.

Y me hice mi cuenta de Skype por él, porque no tenía.

Yo, como cubana, decía, ¿qué es el Skype?

¿Qué me importa a mí el Skype?

Yo tengo Facebook, Whatsapp.

Y me dijo, ¿te puedes hacer un Skype?

Y a partir de ahí, dormíamos con el Skype abierto y audífonos.

Dormíamos juntos, comíamos juntos, era todo, todo con el audífono ahí pegado.

Todos los días.

Todos los días.

Y ahí se fueron conociendo.

Ahí nos fuimos conociendo.

Eso fue agosto, septiembre, octubre.

En noviembre yo me fui para Cuba y él me dijo, bueno, en diciembre voy.

Y yo me quedé como que sí, claro.

Claro, todo sí.

Obviamente, vas, te lo creo.

No le creía nada, exacto.

Bueno, el 29 de diciembre se apareció en Cuba.

Llegó.

Un 29 de diciembre se apareció en Cuba.

Sí, llegó.

Increíblemente.

Yo me quedé como que wow.

Entonces, a partir de ese día, para mí, nosotros empezamos a ser novios, pero según él, nosotros ya éramos novios ya desde que yo le respondía los mensajes.

Sí, es muy cómico, pero sí.

Él tenía fotos y todo en su habitación de nosotros y yo como, perdón, pero yo no era tu novia y él, sí, sí.

Sí, sí, muy cómico.

Y a partir de ahí empezó toda la historia, que se convirtió en una historia triste, bonita, de nuevo triste, de nuevo bonita, porque, bueno, yo tenía que regresar a Turquía, entonces él para Alemania.

Entonces, oh my God, qué historia.

Difícil, ¿no?

Como esto de ir, venir, ir, venir, qué hacer.

Exacto.

La primera vez, ya esa primera vez que fue para Cuba, se compró un pasaje del 29 de diciembre a la primera semana de enero.

No me acuerdo qué día exactamente.

Bueno, él regresó a Alemania y a los dos días se montó en un avión y regresó de nuevo para Cuba.

Y después vinimos los dos.

A partir de ese momento en que nosotros nos juntamos, no sé, se desató una energía, se desató algo que fue una locura.

La vida mía se volvió loca, pero la de él también, porque él vino para acá y volvió a ir para Cuba después de pagar un ticket extremadamente caro porque volar el 29.

Aquello fue.

Él se fue para Cuba, me llevó una carta de invitación y entonces yo hice todos los trámites y en cuestiones de cinco días ya yo estaba, es decir, que me dieron la respuesta, ya estábamos volando los dos para Alemania, pero yo podía estar en Alemania nada más nueve días porque me tenía que ir para Turquía.

Ah, tú seguías con el contrato en Turquía todavía.

Yo seguía con el contrato, no podía romperlo.

¿Y cuánto tiempo estuviste así que tuviste que volver a Turquía?

Estuvimos así como dos años casi.

No es igual los dos años, pero casi.

Sí, yo me fui para Turquía.

Estuve en Turquía tres meses, entonces él fue una semana que ahí fue donde me propuso matrimonio, que para mí fue como que wow, pero sí, todo está loco ahora mismo, pero ahora sí se pone peor la situación.

Después que estuvo tres meses, estuvo una semana, se fue, después yo me fui para Cuba después de tres meses más.

Es decir, en el 2017, nos conocimos en el 2016, 2017 me voy para Cuba, él se va para Cuba, después me voy para Alemania con él tres meses, que me dieron la visa a los tres meses.

Estoy tres meses en Alemania y la última semana ya donde yo supuestamente regresaría sola para Cuba, pues que él me dice nos vamos a casar.

Y yo ¿cómo?

¿Cómo que nos vamos a casar?

¿Dónde?

¿Cuándo?

¿Cómo que yo no me enteré?

Y me dice, no, si tú quieres.

Yo le digo ah, sí, sí, claro que quiero, estamos comprometidos, de todas formas nos vamos a casar, pero ¿dónde?

¿Cómo lo vamos a hacer?

¿No me regreso a Turquía?

Me dijo, no te regreses a Turquía, a lo que yo le dije, bueno, no puede ser así, porque ese es el trabajo que yo tengo y tengo que guardar dinero si nos vamos a casar o si yo voy a empezar una nueva vida.

Y bueno, nada, yo me fui para Turquía, pero yo no pude trabajar, yo no me pude concentrar, yo terminé escapándome de mi trabajo en Turquía.

Sí, yo no pude, no, psicológicamente yo no me podía concentrar y yo no le podía decir a mi jefe, yo me voy, yo voy a terminar ahora de trabajar porque ellos te pueden esconder el pasaporte, más o menos algo así, hasta que tú no le termines su contrato porque ellos pagan dinero por ti, porque tú le costaste dinero, tu ticket, tu visa.

Entonces yo un día ya no podía más y me volví más que loca de lo normal y recogí mis, bueno, recogí mis cosas, no, yo dejé toda mi ropa, mis zapatos, todo lo que yo tenía de cuatro años en Turquía.

Yo me puse un t-shirt que era precisamente el de él, tenía puesto unas medias panties después de bailar un show, me puse unos tenis y me fui, cogí unas jabitas con mi monedero, mi dinero y en esa bolsita de papel tenía fotos que me había regalado de nosotros, una flor que todavía está en Cuba, que es una flor encerada, pocas cosas y me fui para casa de un amigo mío turco que fue el que me ayudó a escaparme.

Al otro día cuando se dio cuenta el jefe turco que yo no estaba en la reunión, oh, ahí empezó otra historia.

Lo empezaron a llamar a él también y dónde está Yané y entonces yo quería salir de Turquía, estaba al borde de la locura, pero es que había un ciclón en Cuba, no podía volar para Cuba, no se me va a olvidar ni a él tampoco.

Y el amigo mío me decía, no te preocupes que si llaman a la policía y te cierran o te dicen que tú, pueden inventarte cualquier cosa, pueden inventar que tú les robaste a un extranjero del hotel.

Entonces yo decía, yo tengo que salir de aquí, yo tengo que salir de aquí y entonces me fui para Rusia.

No podía viajar para Cuba porque había un ciclón, me fui para Rusia, estuve en Moscú una semana, pero por lo menos decía estoy fuera de Turquía.

Ese era el objetivo, salir.

Me escapé.

Salir de Turquía, sí.

Me escapé, me escapé de Turquía.

Dejé todas mis cosas, todo, todo.

¿Tenías miedo en ese momento?

No.

Nada.

Yo, nada.

Yo, pa'lante, yo no le tenía miedo a nada.

Miedo tuve cuando salí del hotel, que sentía las voces del jefe mío atrás de mí aunque no había nadie.

Me acuerdo que quería caminar y las piernas me temblaban.

Fue la única vez que he sentido ese sentimiento.

Otros parecidos, pero ese que las piernas me temblaban, yo decía, pero las rodillas no me responden.

Los nervios.

Era del miedo que tenía, sí.

Y estuviste en Turquía, perdón, estuviste en Rusia una semana y de ahí te regresas, te vienes a Alemania o te vas a Cuba de nuevo?

De ahí me voy para Cuba.

De ahí me voy para Cuba.

Y de nuevo entonces para Alemania.

Y ya de nuevo para Cuba y nos casamos en Cuba.

¡Ay, la historia es larga!

Sí.

¡Ay, ay, ay, eso es!

Sí, wow.

Muchos viajes para aquí y para allá.

El dineral que nos gastamos nada más que en vuelos.

Eso fue nosotros ya después cuando ya yo estaba viviendo aquí.

Todo un día le pregunté, le dije, ¿quieres sacar cuenta?

Me interesa para tenerlo como historia.

Sacar cuenta de cuánto dinero gastaste en vuelos.

Y me dijo, ah, sí, a ellos les gusta tener todo claro.

Y mi esposo en su iPhone en las notas va escribiéndolo todo.

El vuelo talto.

Y ahí lo tenía todo.

Y sacamos cuenta que aquello fue increíble.

Me acuerdo que estábamos delante de mi suegra y mi suegra miró y dijo, sí, sí, sí, eso es el amor.

Y yo, sí, sí, claro.

Ese es el amor y eso es tener dinero.

Porque yo la miré y le dije, sí, sí, yo estoy enamorada de tu hijo, pero yo eso no lo hubiese logrado.

Ese es el amor y tener dinero también.

Oye, yo también, pero es que sí.

Y bueno, después de toda esta historia, esta aventura, llegaste a Alemania el año 2018.

Llegué aquí a Alemania en el 2018, sí.

Y cuando llegas acá, ¿llegas con la idea de seguir trabajando en lo mismo o volver a la contabilidad?

¿Cómo fue también ese aterrizaje aquí en Alemania?

Cuando yo llegué aquí, me acuerdo que lo que yo decía era, bueno, voy a ir y voy a estar abierta a nuevas oportunidades, pero yo estudié.

Y entonces yo decía, bueno, quizás eso que yo estudié lo puedo y me sirve ahora para algo, porque en Cuba no me sirvió para nada, en Turquía tampoco.

Y me hacían mucho la pregunta también, porque ven a los animadores y piensan que somos personas que nunca hemos estudiado y realmente duele en la forma en que tú tienes que abandonar tu país y trabajar.

Pero yo decía, bueno, ahora sí tengo la oportunidad de trabajar en lo que yo estudié.

Y bueno, nada, no, no se dio porque aquí en Alemania no te reciben todos los certificados o todos los estudios.

Y después de hacer averiguaciones, de que me dijeran, tendrías que pagar un semestre para que entonces puedas dar las asignaturas que te faltan a tu carrera, pero aquí en Alemania lo tienes que pagar tú misma y después no vas a encontrar un súper trabajo, además que ese trabajo no es súper bien pagado.

Después de varias averiguaciones, información, yo dije, bueno, no, no es la opción, porque tampoco es que yo me muera y que yo diga, ay, yo amo la contabilidad.

Y entonces yo lo dije, porque yo desde que vine dije, bueno, a empezar, a estar abierta a nuevas oportunidades.

Y entonces dije, voy a estudiar algo, porque mi esposo también me explicó cómo funciona Alemania, porque yo no lo sabía y él me dijo aquí la mejor manera es estudiar algo.

Él me explica lo que es un Ausbildung y porque me decía, a lo mejor es que hagas un Ausbildung, un Ausbildung, yo lo escuchaba de su familia, de sus primos, de su hermano.

Y yo decía, pero bueno, ¿qué es eso?

Hasta que él me explica lo que es, que es como un dúo al estudio para nosotros, una formación, tú vas trabajando.

Y yo dije, bueno, así sí, pues si es estudiar nada más, yo necesito cobrar, yo necesito cobrar dinero.

Y entonces dije, wow, perfecto.

Y me enamoré de él, desde las primeras veces que me llevaba, porque yo le decía, bueno, necesito comprarme shampoo esto, lo otro, y él me llevaba a las tiendas, yo no tenía idea.

Y desde que me llevó la primera vez a él, dije, me encanta, me encanta, me encanta.

Después fuimos a Rossmann, porque me acuerdo que yo le decía, ¿ustedes tienen Rossmann?

Porque yo en Turquía compraba en Rossmann, porque es lo que hay en Turquía, no hay DM, pero hay Rossmann, sí, Rossmann y Douglas.

No sé si puedes contarnos un poco qué es el DM y qué es Rossmann, qué venden ahí.

Bueno, eso son droguerías, esos son droguerías, Rossmann, DM, los dos son droguerías.

Y bueno, que venden muchísimas cosas, de hecho, ahora en estos tiempos se está discutiendo que DM se va a convertir en un, ¿cómo se diría?

Einzelhändler, es decir, como, como una, un mercado normal, aunque están intentando que no pase, porque es que la mercancía de DM o la variedad que tienen de productos estaba principalmente concentrado en lo que fuese medicamentos libres de recetas, porque no es una farmacia, que fuesen, por ejemplo, shampoo, cuidados de, productos para cuidados de la piel, productos para cuidados del cabello.

Pero es que hoy en día se vende decoración, se venden libretas, bolígrafos, es decir, se ha cambiado muchísimo el surtido, la mercancía que se vende, pero sigue siendo una droguería, igual que Rossmann, y es eso.

Se basa más bien en vender productos de cuidados de la piel, cuidados del cabello, productos de medicina libres de recetas, porque la diferencia entre Rossmann, entre DM y una farmacia es esa, que en DM se consiguen complementos vitamínicos, que son cosas que son libres de recetas, pero en la farmacia entonces se consiguen medicamentos que te ayudan a quitarte una enfermedad, a sanarte una enfermedad, pero eso no se encuentra ni en DM ni en Rossmann, es la diferencia de una farmacia a los productos que se encuentran en DM.

Complementos vitamínicos, por así decirlo, cosas que nos pueden ayudar a no refriarnos, pero una vez que tengamos el refriado no vamos a encontrar que nos quite el refriado en DM, eso lo vamos a encontrar en la farmacia.

O sea que es más preventivo, ¿no?

Lo que venden DM y Rossmann son… Es todo para prevenir, exacto.

Y bueno, nos dices que llegaste ahí y te encantó, te gustó, pero ¿cómo tomas la decisión de hacer un Ausbildung ahí o cómo averiguaste también de que se podía hacer un Ausbildung en DM?

Pues eso lo hizo mi esposo, el averiguar, me ayudó muchísimo porque yo le dije, bueno, si hago un Ausbildung, si estudio algo, sería en DM o en Rossmann, pero la familia y todo el mundo me explica que DM es el mejor Arbeitgeber, es decir, empleador, el mejor empleador que hay aquí en Alemania, sobre todo para las mujeres, porque paga bien, porque todos sabemos que las mujeres y los hombres desgraciadamente aún y todo aquí en Alemania no cobramos lo mismo en todos los puestos de trabajo, así sean mismos.

Y había mucha fama, es decir, que DM aquí en Alemania tiene como que mucha fama de sí, sí, es muy bueno como para trabajar.

Y entonces me dice, sí, bueno, vamos a averiguar para DM y él entra en internet en dm.de y ahí mismo le sale que la página, para que ya lo sepan, para encontrar trabajo en DM es dm.de de Alemania, de Deutschland, dmjobs.de, ya ahí está, es así de fácil, de sencillo y ahí mismo ya le salía todo.

Cuando tú entras a dmjobs o a dm.de, te sale directamente jetzt bewerben y cuando entras ahí te lo empiezan a explicar todo, es decir, a la página entras poniendo jobs by dm, dmjobs, ausbildung dm, igual como lo pongas ellos te van a llevar siempre a esa página y ahí está todo.

Bueno, ahí cuando uno entra a esa página hay muchas alternativas me imagino para poder hacer una ausbildung.

¿Cómo eliges de que querías hacer tu ausbildung como droguista?

Bueno, yo realmente eso no lo elegí, eso yo lo único que sabía es que yo quería trabajar en dm en la parte de la tienda, servicio al cliente, es decir, trabajando en la tienda como tal y entonces ellos lo único, la única formación que hacen para trabajar en la tienda son las droguistas y por eso fue así, porque por ejemplo Aldi te formaría verkoefering, personas para vender, pero bueno dm no hace esa formación, es decir, si quieres trabajar en la tienda pues que droguista y bueno y era fue así realmente porque todo lo demás que aparece ya viene siendo un buró o cualquier otro tipo de cosas, pero más administrativo ¿no?

Administrativo, exacto, hay muchísimos muchísimos ausbildung que puedas hacer, pero si quieres trabajar en la tienda el único ausbildung que hay para trabajar en la tienda es de droguista.

¿Puedes describirnos un poco qué significa trabajar como droguista y prepararse también para ser droguista?

¿Qué es lo que aprenden?

¿Qué es lo que hacen finalmente?

Bueno nosotros tenemos muchísimas asignaturas desde contabilidad que me persigue hasta cosmético, las droguistas estamos preparados, bueno nos preparan para poder dar información al cliente sobre todos los productos que se encuentren en dm, es decir, lo mismo que damos química porque vendemos también productos de limpieza y hay personas que llegan y me preguntan, bueno necesito limpiar una mancha de vino en esta alfombra, la alfombra es de tal material y entonces tenemos que saber cuál producto utilizar y entonces tenemos una base química, tenemos una base de biología por ejemplo para poder reconocer en la parte por ejemplo de los medicamentos cuando llega alguien con un problema de la piel no recomendarle un producto que nosotros tendríamos que sería para ayudarles a que la piel no se le enrojezca porque si llega alguien con ya la piel enrojecida pero que sea un tipo de enfermedad tenemos que mandarlo entonces al médico, es decir, tenemos como que saber reconocer muchísimas cosas como enfermedades de la piel, como problemas que pueda tener las personas en el cuero cabelludo, muchísimas cosas, no sé, vamos a la parte de alimentación, los niños también damos biología en la parte de alimentación de los niños para saber a partir de qué edad los tipos de leches que hay cuando tengan reflujo cuando no lo tengan, es decir, todas las zonas que otras zonas, perfumes, damos perfumes también, la naturaleza de los perfumes, es decir, todas las zonas que hay en DM las vamos tocando en diferentes asignaturas.

O sea, como que cuando tú estás en la tienda ofreces una asesoría y una orientación también al cliente.

Exacto.

Y bueno, hablemos un poquito de los documentos si te acuerdas de los documentos que tuviste que presentar al momento de tu aplicación.

Exacto, bueno, lo primero que nosotros hicimos fue traducir todos mis certificados de estudios terminados que yo traía de Cuba, traducirlos al alemán y por supuesto yo cuando ya yo supe lo que yo quería hacer me puse, bueno, desde que yo llegué me puse corriendo a estudiar el idioma, porque es una de las cosas que nos va a abrir las puertas aquí en este país, saber el alemán, el idioma por supuesto, y entonces presenté el certificado B1, es lo que te hace falta, pero yo tenía el B2, pero les hace falta hasta el B1, el certificado de alemán, presenté entonces todos los certificados míos de estudios terminados traducidos al idioma alemán, entonces estaba el currículum como tal y el Lebenslauf, es decir, la biografía de ella, eso fue todo, y una foto de Beverboom, sí.

¿Y te llamaron a una entrevista después?

Sí, eso todo nosotros lo hicimos a través de la página que yo dije, la de dmjobs.de, ahí se encuentra, ahí lo pusimos todo digital y entonces ellos parece que revisan y a mí me llamaron desde la central, la central de DM que sería donde está la jefa de, vamos a decir que DM ellos lo separan como por zona, y hay una jefa que es la encargada de 16 DM que están en una zona respectiva, en una zona exacta, y entonces de ahí de la central me llamaron a hacerme una invitación, donde estábamos, creo que éramos como 20 muchachas, eso no significa, esa invitación a conocerte no significa que sea una presentación de trabajo, no es ese típico presentación de trabajo, eso es para hablar contigo, te ponen a hacer algunas actividades, me acuerdo que me dieron unas tajetas con fotografías, habían fuegos, habían cosas y yo tenía que hablar sobre la tajeta, actividades que no estaban muy relacionadas con DM, pero bueno, a lo mejor era para ellos ver cómo uno habla, y bueno me acuerdo que eso, y ahí no te dan respuesta, ahí no te dan respuesta, ya se acabó, yo me fui para la casa y después con el tiempo te mandan un email, que sí, que te escogen, y así.

Mira, o sea no es la típica entrevista laboral que te preguntan fortalezas, debilidades, sino que a través de otras actividades ellos van viendo cómo te desenvuelves, tu personalidad, etc.

Exactamente, esa otra entrevista llegó después, porque una vez que ellos te escogen para que tú estés en DM, ellos hacen preguntas internas a las filiales, a las tiendas en sí les van preguntando quién va a acoger estudiantes este año, qué tienda le hace falta, entonces una vez que me pasaron a mí, por supuesto tú tienes la oportunidad también de poner en qué tiendas tú quieres trabajar, porque por supuesto yo no me iba a ir para una que me quedase a dos horas, entonces yo marqué cuatro, y de esas cuatro, una fue la que me llamó, entonces me llama y me hace la invitación entonces ya a esa conversación, a esa entrevista de trabajo, que ahí sí me preguntó por qué DM, por qué el interés por estudiar aquí, por qué piensas que serías buena para el trabajo, esas fueron las preguntas que me hizo, no me hizo muchas preguntas realmente, entonces ya a partir de ahí me invitaron a hacer dos días de práctico, y ellos te miran cómo tú trabajas, y en el segundo día de práctico te dan las respuestas si te quieren para su equipo o no.

Ah, igual es un proceso que toma su tiempo, y ese día que tuviste que hacer la práctica, ¿qué tuviste que hacer esos dos días?

Bueno ellos, me acuerdo que me pusieron a trabajar con casi todas las trabajadoras que estaban de turno, me iban rotando, una trabajadora estaba por ejemplo organizando la mercancía y me decían bueno ve y hazlo con ella, como para que yo hablara con ella, porque DM es mucho de la filosofía de trabajar en equipo, de trabajar en grupo, y entonces las jefas les importa mucho la opinión de las compañeras, es decir, a la hora de escogerme, eso ya lo sé después, pero bueno, a la hora de escogerme ella le preguntó a todas las compañeras sobre la opinión, entonces por eso es que ellos nos ponen, bueno que ellos no, que la jefa te pone a trabajar como que media hora con esta compañera, yo decía bueno ya terminamos, me decía bueno mira aquella otra está haciendo un inventario, por supuesto yo no lo hacía, pero me decían ve y ayúdala, y la muchacha me decía aguanta esto, es como que para que vayas trabajando con todo el mundo a ver cómo vas conversando, cómo tú te vas integrando con la gente, así, no tenía que hacer nada sola.

Claro, solo como asistir, observar, y después que pasaste esos dos días, ahí ya te dijeron que sí, como te dieron la confirmación de alguna forma que ya estabas aceptada.

Exactamente, ya el primer día fueron como cuatro horas, y el segundo día se suponía que fuesen cuatro horas también, pero a las dos horas me llama la que es mi jefa y me dice bueno, me esperas en el buro, y yo dije bueno ya, no funcionó, por qué, por qué me lo interrumpe, yo dije bueno ya no funcionó, qué habré hecho, qué habré dicho, o a lo mejor por el idioma, porque yo hice ese práctico cuando yo llevaba viviendo en Alemania cuatro meses, porque la mejor etapa para aplicar, para hacer el Ausbildung es a principio enero febrero, aunque los Ausbildungs empiezan en agosto, la mejor etapa para aplicar, porque ellos ya empiezan a buscar desde enero febrero, entonces yo me presenté en marzo, y bueno yo realmente no llevaba mucho tiempo aquí, ni dominábamos muy bien el idioma, así que por ahí, pero bueno de todas formas ellos se dan cuenta de que si tú quieres, que si tú lo intentas, y te dan la oportunidad, así que no hay que tener miedo, pero bueno yo en ese momento pensé, no se dio, no funcionó, pero no, fue todo lo contrario, ella entra, me dice quieres algo de tomar, me dice bueno le he preguntado a todas las compañeras con las que trabajaste hoy, y con las que trabajaste ayer, y tengo una respuesta emocionante, todas dicen que sí, y yo también, y yo no te lo puedo creer, yo decía, Eliane tú estás entendiendo bien, espérate, traduce en tu cabeza, no te alegres, no vayas a hacer que pases vergüenza.

Claro, celebrando.

Exacto, yo celebrando que no, pero es que decía sí, sí, es que yo la estoy entendiendo, es que ella me está hablando, que sí, que sí, que me está diciendo que sí, y bueno, me emocioné muchísimo, y me dijo, es que no te voy a poner a trabajar más, porque es que no hace falta, ya desde ayer ya lo sabíamos, pero bueno ya hoy las muchachas le levantaban el dedito gordo, que sí, que sí, que sí, que es buena, que es buena.

Que reconfirmaron.

Sí, y ya entonces me dijo, bueno ya, ahora es esperar, disfruta bastante los meses que tienes, ponte para el alemán, y entonces me acuerdo que yo iba casi todos los meses a la tienda, no me han llegado los papeles, no te preocupes, no te preocupes, ellos te llegan pronto, eso es en agosto, y es todavía principio de año, tú espera, y yo iba, no, todavía no me han llegado los papeles, yo hasta que yo no tuviese mi contrato delante de mí, yo no paraba.

Así funciona.

Hasta que llegó el contrato, y empezaron las clases en agosto.

Las clases en agosto, en el primer año las clases empiezan, es decir, no, no, no, las clases empiezan en septiembre, lo que empiezas tú es a trabajar en agosto.

Perfecto, entonces hablemos un poquito primero del trabajo, del primer año, y después hablamos un poco de cómo fue la escuela.

Ese primer mes, ¿a qué horas empezabas a trabajar y qué tareas tenías que hacer?

Bueno, ellos te dan un plan de trabajo, la jefa hace un plan de trabajo, no todos los días tienes el mismo horario de trabajo, por ejemplo, en mi caso mi DEM abre a las ocho, y cierra, de ocho a ocho, cierra a las ocho de la noche.

Entonces hay como un plan de trabajo donde un día vas de ocho de la mañana a cuatro de la tarde, o puedes tener otro turno que es de doce de mediodía a ocho de la noche, siempre cumpliendo las ocho horas.

Y bueno, yo me acuerdo que ella me manda un email en el primer mes, antes de empezar, y me dice mándame los días que tengas alguna cita de doctor o algo.

Y bueno, yo recibí también por email mi plan de trabajo.

Yo empecé, creo que fue un lunes, empecé por la mañana, trabajaba siempre con ella, porque tienes una tutora, Ausbildung tienes una, que en este caso era mi jefa también, y entonces está la otra jefa, es decir, hay varias jefas y tienes tú también una tutora.

Y siempre estaba acompañada, me acuerdo que me puso tareas como recorrer la tienda, para que yo tuviese una idea de dónde estaban ubicadas las cosas, recorrer la tienda y hacer un croquis, dibujar un croquis.

Después me ponía a trabajar mucho con las demás compañeras como para que fuera viendo las cosas que se iban haciendo, y hasta que ya a los dos, tres días me empezaba a dar tareas a mí sola, pero no desde el primer día.

Entonces ya me iba dando tareas, donde la primera media hora las hacíamos juntas, me decía bueno, mira, ahora nosotros vamos a hacer un control de datos, y me explicaba, y después me dejaba sola, me decía cualquier cosa que necesites, yo estoy aquí, y así, y iba haciendo las cosas, o tenía dudas, le preguntaba, y así.

O sea que de a poquito te fueron dando más responsabilidades de alguna forma.

Exactamente.

Bueno, empezaron las clases después en septiembre, y ¿cómo fueron las, bueno, el primer día, cómo te sentiste, con el tema del idioma, y las asignaturas también que tenías?

¡Ay, ay, ay!

El primer día.

El primer día, a las profesoras les encanta hacer ese famoso Forstellungsrunde.

Cada vez que entraba una profesora, era bueno, yo soy la profesora de, vamos a decir, de Química, vamos a presentarnos, mi nombre es, yo soy profesora, y me gustaría ahora escuchar de cada uno de ustedes, cómo se llaman, de dónde vienen, y yo, ay, no te lo puedo creer, Dios mío, yo en mi cabeza repasando la oración, típico, repasando la oración, Ich bin Janett, yo hablaba como un robot, y además del nervio, yo decía, tú verás que no me voy a poder ni levantar.

Bueno, nada, llegó la primera profesora, la primera presentación, y yo lo logré.

Después la segunda profesora, de nuevo presentación, y yo lo logré, y hasta allá, ya cuando llegó la quinta profesora, que decía de nuevo presentación, yo decía, mira, yo es que ya, yo no vengo mañana a la escuela, yo, yo no voy a hacer eso, no, no puedo, entonces la única extranjera en mi aula soy yo, y entonces les llamaba la curiosidad, por supuesto, cubana, y por qué estás aquí, y yo, ay, Dios mío, yo no he practicado en alemán como yo le voy a explicar a la gente como por qué yo estoy aquí, no me sé esas palabras, claro, ay, no, no, no me lo sé, y yo, yo lo único que le decía era, estoy casada con un alemán, ya, era todo lo que yo decía porque me lo aprendí en la escuela de idiomas, y yo, ay, pero por qué me pasa esto a mí, a temblores, mi primer día fue negro, a temblores, yo llegué a la casa y me dormí, me dormí como cinco horas.

Súper cansada, porque además uno tiene que estar concentrada totalmente para ver si está tratando de entender o tratar de armar una frase, igual hay un, hay un mini-estrés que se siente.

Sí, sí, sí, es que el primer día no dimos clases como tal, era siempre esa, fastellums rundes, y fastellums rundes, y se acababan los cuarenta y cinco minutos y llegaba la otra profesora, bueno, conmigo yo les voy a entregar estos documentos, esto es el plan de estudio, y vamos a hacer el fastellums rundes, y yo decía, Dios mío, que yo, ya yo no puedo más, si me vuelven a hacer otra pregunta, yo decía, ay, Dios santo.

Lo bueno es que te aprendiste esas frases ya bien, ¿no?, después de eso.

Sí, sí, pero es que, pero es que a veces se inventaban cosas, bueno, vamos a hacerlo para hacer, para, para no ser tan aburrido, porque estoy segura que ya hoy han hecho como cinco y yo, sí, sí, hemos hecho ya muchísimo, vamos a hacerlo, que usted, vamos a jugar al jueguito de la verdad o mentira, no sé cómo se llama el juego, ustedes digan tres cosas, dos son verdad, uno es mentira, y nosotros vamos a adivinar cuál es el que es verdad, y yo no te lo puedo creer, yo, no, mi primer día de escuela fue negro, yo terminé con ganas de llorar, sí, yo decía, yo no quiero, yo no, no lo voy a lograr, no, no puedo, es que, yo viví aquí en Alemania, es que no llevaba, llevaba siete, ocho, siete meses viviendo aquí, cuando yo fui a la escuela la primera vez, yo decía, no, esto no, por mucho que yo entendía el idioma y todo a la hora de hablarlo y con la presión de que te están mirando, de que estás en público, de que, cuando llegó la profesora de, de, de Gemeinschaftskunde, que es más bien como todo lo que tenga que ver con política y eso, que yo le digo, ay, ich bin Kubanerin, me mira y me dice, wow, Fidel Castro, y yo no te lo puedo creer, me voy de la escuela, nos puedes hablar un poquitico, tema política, pero le hicieron los ojitos, le brillaron, nos puedes hablar un poquitico del sistema de Cuba y yo, mira, ni en español te lo puedo decir, tú te imaginas en alemán y yo, yo no podía hablar, por poco lloro, la pasé negro, la pasé negro, lo que pasa es que bueno, ya hoy me puedo reír de esas cosas, pero lo pasé mal.

Llegué a la casa y le dije a mi esposo, no quiero ir mañana a la escuela.

Me decía, pero por qué tan mal fue yo, sí, y qué hicieron, presentación, sí, pero es que eso no está mal, Dios, para ti, para mí está muy mal, no me quiero presentar más.

Sí, el primer día muy mal, pero bueno, un día después, ya estoy en el tercer año, ya, me falta poco.

Sí, sí, bueno, cuéntanos un poquito sobre el primer año, qué asignaturas tuviste.

Bueno, en el primer año, bueno, voy a contar rápido cómo es que funciona esto de ir a la escuela y trabajar.

Nosotros vamos a la escuela, por ejemplo, dos veces a la semana, tienes un día corto y un día largo.

Eso de día largo significa que estás las ocho horas, porque eso te lo, es decir, las dos horas que tú estás en la escuela son pagadas, van contando como tus horas de la semana, es decir, te pagan por estudiar.

Genialísimo.

Entonces tienes un día largo que estás las ocho horas en la escuela, es decir, desde las ocho de la mañana hasta las cuatro y media, dependiendo la pausa que tengas y tienes un día corto que haces cuatro horas y media.

Ese día corto puede ser que tu jefa te diga, bueno, después de la escuela ven a trabajar o puede ser que te diga no.

Entonces ya terminaste a las doce y media tienes el día para ti.

Pero bueno, eso son, eso es así siempre, los tres años, los días van variando en los tres años, pero así es como funciona.

Entonces las asignaturas, por ejemplo, en el primer año, ahí en la parte de bienes y ventas se da gestión y control, que es lo que viene, eso es contabilidad.

A otro nombre, contabilidad, donde da las cuentas T, todo eso es contabilidad pura.

Das también ventas, que es de lo más bonita la asignatura, lo que es complicadita, y das administración de negocios.

Eso ya sí es, ya yo decía no, yo no termino la escuela.

Con esta no.

Con esto y ahora sí que yo no, no.

Bebe él, es que hasta a los alemanes tú le dices bebe él y te dicen no, no, chao.

Pero sí, entonces está la parte de, esas son tres asignaturas que entran en bienes y ventas.

Está la otra parte que es economía y estudios sociales, donde das estudios sociales, se habla mucho de política, como sería, más bien yo digo que eso es una educación cívica que nos ayuda a nosotros, sobre todo los inmigrantes, a integrarnos con el país.

Tanto con temas políticos como con temas sociales.

Pero bueno, se llama así estudios sociales y damos economía general.

Otra asignatura que es para aplaudir.

Eso, todo eso lo damos en el primer año.

Entonces aparte tienes religión.

Bueno, la parte de religión tú puedes escoger entre religión y ética.

Yo escogí religión y bueno, son temitas un poquito como para relajarse.

Puedes, la profesora te pone a escoger los temas.

Damos alemán, temas inglés y cosmético.

Esas son las asignaturas.

Son un total de ocho nuevas asignaturas en el primer año, sí.

¿Harto?

Sí.

Sí, mucho.

¿Y tuviste exámenes ese primer año o pruebas?

Sí, cada asignatura, es decir, cada año se separa.

Ellos lo separan aquí como por dos semestres.

Pero por supuesto que no son dos semestres en realidad, porque es que tú no vas a la escuela los doce meses del año.

Pero ellos lo separan, por ejemplo, empiezas en septiembre y hasta finales de diciembre, principio de enero ellos separan.

Esa es la mitad de un curso y hasta para esa fecha ya tú tienes que haber hecho exámenes de todas las asignaturas porque te dan un certificado de notas de medio año.

Entonces en enero, principios de enero, principios de febrero, empieza entonces el segundo, la segunda mitad del año donde examinas de nuevo todas las asignaturas.

En fin, que por año cada asignatura será examinada dos veces.

¿Y tú ibas aplicando lo que ibas aprendiendo en la escuela en la teoría de forma inmediata también en el trabajo o no tenía relación?

Sí, sí, sí, tiene mucha relación.

Por supuesto, los temas como que de economía y todas esas cosas no directamente en el trabajo, pero lo que sea ventas y lo que es cosmético, por supuesto que sí, sobre todo cuando empiezas en cosmético con vamos a decir tema protección solar y llega de pronto en verano y hay clientes que te dicen bueno, quiero buscarme un protector solar, entonces ya aplicas venta, en venta te enseñan las preguntas que tienes que hacer.

Bueno, tipo de piel o lo notas tú mismo o lo preguntas, es decir, aplicas venta con varias preguntas que le hagas a la clienta y entonces le empiezas a hablar de lo que aprendiste tú en la asignatura de cosmético de bueno, mire, usted tiene este tipo de piel, por tanto les recomiendo esto.

¿A dónde es que va a hacer las vacaciones?

Que eso es una pregunta típica de la asignatura de venta y entonces cuando te responde, bueno, le explicas bueno, el index de este país es de tanto, es decir, ya estás respondiendo con otras asignaturas, es decir, que el conocimiento se va complementando.

Creo que esto igual es importante aclarar, ¿cuál es la diferencia entre ser cosmetóloga y ser droguista?

¿Es lo mismo?

No, no, para nada.

Una cosmetóloga, bueno yo no sé lo que estudia una cosmetóloga, pero me imagino que una cosmetóloga ya te pueda dar, como lo expliqué casi ahorita con el tema farmacia y medicamentos, una cosmetóloga te puede dar un tratamiento para algún problema que tú tengas en la piel, como problemas del acné.

Yo no, yo estudio también como para reconocer cuando yo tengo a una persona delante de mí y que me diga es que se me puso la cara roja por el aire y que yo le diga no, no se te puso la cara roja por el aire, tienes una dermatitis o tienes una enfermedad de la piel o cualquier cosa.

Entonces le diga tienes que ir al doctor o puede ser que yo reconozca bueno si se le puso por la por la pulición, por el aire, le puedo entonces recomendar alguna crema que nosotros tengamos.

Es decir, yo diría que la diferencia es que una droguista te puede dar los productos de cuidado de la piel, como para que te cuides la piel, tu rutina de cuidado facial correspondiendo a tu tipo de piel.

Ahora una cosmetóloga o una doctora te puede entonces dar un tratamiento para algún tipo de enfermedad que tengas, cosa que nosotros no podemos.

De hecho, tenemos que saber reconocer cuando hay una enfermedad, cuando tenemos a una enfermedad delante de nosotros para poderlos mandar al doctor porque podemos fallar en nuestro examen si viene una persona con algún tipo de enfermedad de la piel y nosotros le decimos ah si mira esto yo te recomiendo esta crema que te va a dar humedad que te va a ayudar y entonces bueno eso ya es fallo, es decir también damos una asignatura que es biología donde damos muchísimas enfermedades de la piel, muchísimas, pero es como para tener una idea y saber reconocer cuando estamos en presencia de una enfermedad de la piel, pero no para darles un tratamiento.

Pero bueno es que nos ayuda también por lo menos a mí en lo personal me ha ayudado muchísimo.

Veo y digo wow esto es esta enfermedad y hay amistades mías que me dicen sí ¿y qué hago?

Le digo no, no me preguntes, no te voy a decir qué puedes hacer, ve a un médico.

Yo no te puedo decir, pero sí te puedo decir que tienes tal enfermedad de la piel.

Tienes una rosácea, tienes una dermatitis, tienes cosas así.

¿Cambiaron mucho las asignaturas desde el primer año al segundo y al tercero?

Bueno sí en el segundo año ya se agregó, se mantuvo todo lo que fue con bienes y ventas, eso nosotros lo mantuvimos, pero se agrega entonces lo que es la biología y la química que en el primer año no lo teníamos.

Y en el tercer año cambiaron los nombres de algunas asignaturas y agregamos ahora en el tercer año agregamos foto, que realmente es una pregunta y por qué nosotros tenemos que dar foto.

Nosotros mismos en la escuela nos lo estamos preguntando por qué esta asignatura y tan difícil que está la asignatura, porque DEM hace fotos de pasaporte, es decir, nosotros tenemos el servicio de hacer fotos de pasaporte, pero es que es un sistema donde ya está todo instalado, lo único tenemos que dar clic, clic, clic y eso hace la foto.

Y estamos dando una asignatura ahora que se da en el tercer año que se llama foto, wow, que es dificilísima, dificilísima, pero dificilísima.

¿Y qué es?

¿Fotografía?

Fotografía pura, pero es una cosa dificilísima, matemática y de todo ahí adentro y nosotras estamos muy molestas como diciendo, por favor, ¿por qué tenemos que perder el tiempo en esto si el sistema está instalado?

Nosotros lo único que tenemos que saber es dar clic, clic, clic, pero bueno, tenemos fotografía y tenemos entonces la asignatura proyecto, que es un proyecto que lo preparas en tu tercer año que puedes escoger tú el tema, por supuesto tiene que ser con algo de DEM, pero tú eres libre de escoger el tema y lo haces en equipo y presentas el proyecto y te dan una nota, que sería así, proyecto, así mismo aparece en el certificado de notas.

El otro día antes de grabar me habías comentado que tuviste que hacer un herbolario.

¡Ay, sí!

El herbarium, el herbolario.

Eso, claro, un herbario.

¿Cómo fue?

Cuéntanos un poquito, ¿qué es un herbario?

¿Qué tuviste que hacer?

¿Qué cosas aprendiste haciendo el herbario?

Bueno, el herbarium es, en los tres años tienes tiempo para acumular 20 plantas diferentes, esas 20 plantas ellos en DEM te dan un flance empresa, eso viene siendo como una prensa, exacto, y ellos van a decir un aplastador de plantas.

¡Ay, Dios mío!

Una prensa.

Y bueno, vas por las calles de vez en cuando y vas diciendo, bueno, ¿qué matita es esta?

Yo me instalé en la aplicación, en el teléfono, disculpa, una aplicación que la iba escaneando y me iba saliendo el nombre de la matita porque aprendí, una de las cosas que aprendí, que ellos aquí en Alemania saben muchísimo de plantas y ven una planta y dicen esto es esto y yo decía, ay Dios mío, pero la civilización me está matando y aquí saben mucho de plantas y de cosas y yo, bueno, ok, yo me instalé la aplicación, me iba ayudando muchísimo, entonces coges la plantita y la metes en esa presa, en esa, la aplastas, la secas y después la pegamos en un libro donde tenemos y a partir de ahí empezamos entonces a averiguar en otro libro que nos dan también, que te lo dan en la tienda, no en la escuela, empiezas a sacar todos los tipos de drogas en diferentes idiomas, en latino, en alemán, los tipos de droga de la planta, para qué se utiliza esa droga de esa planta y que de la parte de la planta, por ejemplo, qué es lo que se utiliza y entonces aprendí que DM utiliza muchísimas plantas que increíblemente a veces están en las aceras y le pasamos por arriba y las vemos ahí y decimos bueno y es que DM utiliza esas plantas pero muchísimo, muchísimo porque la mayoría de mis plantas son o de mi jardín o de las aceras que me las encontraba y yo decía Dios mío y de pronto abrí el libro que es donde salen todas las plantas con las que DM trabaja y hace sus medicamentos y yo decía no te lo puedo creer pero es que si la mayoría de las cosas aquí son de esta planta y me la encontré en la acera, en la calle y digo wow, sí, es de lo más bonito.

Y has tenido, bueno me dijiste que el primer año tuviste exámenes, ¿ahora has tenido otras pruebas, otros test este año?

Bueno, en los tres años se mantiene igual pero esos exámenes que se hacen en la escuela son exámenes de la escuela, al final de los test y se mantiene igual, se va haciendo cada asignatura será examinada dos veces en los tres años pero ahora viene la parte más fuerte que sería el examen final que es el año que viene en mayo, es una semana de exámenes y ahí es donde se hacen los exámenes pero serían del municipio de educación que es el IHACA aquí en Alemania que es ese examen que es hecho por ellos, no tiene nada que ver con la escuela, al final la escuela te da boletas de notas igual pero cuando tú vas a postularte en cualquier otro trabajo ellos los que van a mirar es ese examen del ministerio de educación de aquí de Alemania, el IHACA.

Sí, son la cámara, ¿no?

La cámara de comercio de tu ciudad.

Exacto, y si no pasas ese examen pues que no, no pasas, da igual lo buena que seas en los exámenes de la escuela, si esos exámenes de ellos no los pasas pues que no pasas.

¿Y tienes posibilidades si te va mal de hacerlo de nuevo?

Sí, sí, no he preguntado mucho porque no me interesa.

No va a ser tu caso.

Porque lo voy a pasar, pero sí, sí hay posibilidades de hacerlo de nuevo, cómo no.

Pero no significa que si te va mal perdiste los tres años de estudio, ¿no?

No, puedes volverlo a repetir y si no lo pasas tampoco pues entonces a nosotros por ejemplo los droguistas nos bajan de nivel y nos pasan entonces a ser verkoeferin, pero ya no eres un fagloite, es decir, ya te falta lo de ser droguista que lo estudias, ya pasas a ser una vendedora, por así decirlo, que sería la traducción, ¿no?

Verkoeferin.

¿Y cómo ha sido la relación con tus profesores y con tus colegas?

Bueno, en el aula, genial, soy la mayor, para no decir la más viejita, son muchas muchachas jóvenes de 16, 17, 18, pero sí, súper bien todas, como lo digo, yo siempre desde que empecé decía yo quiero que haya alguna extranjera en el aula, pues no, no me tocó la suerte, la única extranjera soy yo, pero ellas me han cogido muchísimo cariño, no sé si es porque hablo mucho, o porque les soy como que, wow, la cubana, la diferente, pero sí, las muchachas son geniales, de hecho he hecho amistad con algunas de ellas, de que ayer vino una a visitarme y celebramos cumpleaños juntos, es decir, ya se ha hecho como que es una amiga mía, y con los profesores bien, ellas a veces me miran como diciendo, ¿entenderá o no entenderá?

Bueno, ya no, pero en el primer año pasaba, yo me daba cuenta que ellas estaban en la clase, y de pronto me miraban como diciendo, esta niña estará entendiendo algo, hasta que escribí mis primeros exámenes, y realmente siempre recibí abajo, me escribían un pedacito de texto, que qué bien, que increíble, por ejemplo, en administración de negocios, es una profesora, que bueno, el nombre lo dice, administración de negocios, o sea, mujer, hay que cogerle miedo cuando entra al aula, y realmente cuando me escribió abajo un examen mío, has hecho un examen mejor, bueno, con esa profesora sacar un 3, es como que decir, wow, saqué uno, y yo saqué un 3, y las compañeras mías tenían 4, 5, y ella me escribió, has hecho un examen mejor que mis propias alumnas alemanas, y yo como que yo eso lo pongo en un cuadro, que es marcado, es marcado, yo le hice foto, lo puse en Instagram, donde quiera ponía yo la foto, bebé él, y las amistades de mi esposa que me siguen en Instagram, eso fue en bebé él, y yo sí, cómo no, ya, ya, ya, guenao, wow, bien.

Bien, felicitaciones también.

Gracias, pues al principio ellas me miraban como diciendo, entiendo, no entiendo, pero ya se dan cuenta que sí, y en los primeros dos años nadie habla mucho en el aula, porque aquí las alemanes, por lo menos mi aula, no son gente como nosotros en Cuba, como yo estudié en Cuba, que la profesora iba hablando, hacía una pregunta y todo el mundo respondía, no, aquí nadie levanta la mano, nadie quiere hablar, y entonces, yo a veces, aunque sabía que iba a decir algo mal, pero yo decía, bueno, yo voy a intentar, no, hablo, y mis compañeras me miraban, me decían, es que tú no te da pena nada, porque aunque sabes que lo vas a decir mal, pero lo dices, y yo me quedo así diciendo, deja que tú llegues a mi edad, que eso te va a quitar la pena, porque son muy jovencitas, claro, pero sí, las profesoras, bien, las profesoras aquí en Alemania no son como en Cuba, que te regañan, te dicen, Jane, cállate la boca, no, la profesora me mira como diciendo, allá atrás, allá atrás, es lo único, pero siempre me ponen los ojos arriba, porque yo soy muy conversadora, sí, entonces estoy sentada en la última fila donde tengo a otra muchacha que increíblemente es alemana y es más conversadora que yo, yo digo que encontré mi media mitad, y siempre la profesora está, por favor, allá atrás, pero siempre se mantiene, así hace también con la manito, como que, están hablando mucho, y yo, sorry, pero sí.

Yanet, en cuanto a los sueldos, ¿podrías contarnos un poco el rango que se maneja mientras una está estudiando y si después eso cambia cuando termina ya una vez la hospitalidad?

Bueno, sí, DEM, como lo dije, creo que al principio es el mejor, Arbeitgeber, bueno, no es promoción, pero sí, es que realmente para las, sobre todo para las mujeres paga muy bien y para las personas, para los estudiantes, porque en el primer año tienes un salario, bueno, esto depende, depende del estado donde vivas, pero yo vivo en Baden-Württemberg y aquí te pagan, te cuesta, aquí te pagan 1055 euros en el primer año, es decir, te pones a pensar y para hacer un Ausbildung paga súper bien, y yo me imagino que en los demás estados quizás no sea exactamente igual, pero ese viene siendo el rango en el que se mueve, eso sube en el segundo año a 1155, es decir, 100 euros se pagan de más, y al tercer año sube a 1280, es decir, estás prácticamente, vamos a redondearlo a 1300, porque yo digo, wow, vaya, para que suene más bonito, pues 20 euros casi son 1300, y porque es un dual estudio al final, es decir, paga muy bien, sin contar que paga vacaciones y que paga navidades, que no todos los trabajos hoy en día en Alemania siguen pagando el dinero de vacaciones, o por lo menos eso lo he aprendido con el tiempo, porque ni mi suegra ni mi suegro, ninguno de los dos tienen dinero de vacaciones en sus trabajos, y además de que tienes dinero de vacaciones, dinero de navidades, pues que tienes una tarjeta de regalo a final del año, donde esa tarjeta de regalo no está en el contrato, ellos no tienen por qué hacerlo, lo hacen porque quieren, y en esa tarjeta de regalo te pueden dar 400 euros, 500, 600, depende la ganancia que haya tenido de EMB en sí, es decir, en toda Alemania, la ganancia que haya tenido en ese año, como que un bono de regalo para los trabajadores, y eso también lo tenemos.

Está bueno, ¿y esos 1300 que nos cuentas en el último año es lo que te llega a ti al bolsillo después de los descuentos?

No, eso ya es lo bruto, eso es bruto, pero por ejemplo, mi compañera, yo no porque yo estoy casada, y entonces ya esto de las estollas o los impuestos ya vienen siendo diferentes, porque aquí en Alemania creo que te unes con tu esposo y un número, etcétera, por eso no soy como que el mejor ejemplo, pero la compañera mía, ella ahora mismo en el tercer año, ella recibe 980, porque ella no está casada, nada de nada, y ella está asegurada doble, es decir, que ella está pagando un alto esfuerzo, algo de eso me dijo, no sé ni cómo se dice bien eso, algo así, es decir, aparte del seguro y todas las cosas que tú tienes que pagar, vamos a utilizar el verbo tienes, ella se hizo otra cosa más, extra, y lo paga, entonces me imagino que vamos a quitar esos 300, que te quiten de pagar todos los impuestos y las cosas, te quedarías con 1000.

¿Y has notado algunas diferencias culturales al momento de trabajar, tú como cubana, con tus compañeras alemanas?

Sí, sí, cómo no, pero muchísimo, lo noto, bueno, no nada, vamos a trabajar con los clientes, pronto, pero sí, yo imagino que, yo lo he notado con ellas, pero yo me imagino que al revés ha sido más, porque cuando yo hablo, me muevo mucho, hago muchas muecas, y ellas se me quedan mirando así, como completamente embobadas, como wow, cómo se puede mover, no sé si está hablando o está cantando, se me quedan mirando y me dicen, tú hablas y nos estás contando algo y parece que estás haciéndonos un show, porque ellas hablan todas retraídas, así, sin mover las manos, bajitos, y de pronto llego yo, hola, ¿y cómo hicieron el fin de semana?

y el movimiento de la cabeza, y el cuello, y ellas me miran y dicen, llegó nuestro show ambulante, bueno, es que mi jefa, yo voy a cumplir 30 años dentro de poco, para que tengan una idea, y mi jefa tiene 24 años, es decir, y mi tutora tiene la edad, bueno, mi tutora tiene 31, tiene 31, ya cumplió 31, sí, entonces es un team jovencito, vaya.

Son jóvenes, sí, todas, sí, sí.

Y entonces, sí, me veo muy bien con mi jefa, me he ido a Oktoberfest con ella.

Qué bueno.

Sí, sí.

Sí, pero bueno, yo diría que el choque cultural sería, uno, yo diría que sería el tono, el volumen del hablar, porque estoy hablando con ellas y a veces les pregunto, te estoy gritando, ¿verdad?

Y me miren y me dicen, no, sigue, sigue.

Como diciendo, ya, me tienes el oído, loco, ya, sigue hablando.

Y yo me doy cuenta, pero es que llego y me emociono, y a mitad de la historia, si les estoy contando lo que hice el fin de semana, pues que en tono, y me hacen así como diciendo, los clientes, te están escuchando.

Sí.

Pero bueno, como ya te digo, como somos jóvenes, no sé, es así como que todo abierto, y no lo hacen por mal, y me dicen las cosas directo, y yo también.

¿Tú crees que tú también has cambiado desde que llegaste a Alemania?

¿Algo en ti?

Sí, claro, pero muchísimo.

Analizo, sobre todo cuando estoy con ellas, no es que yo me haya convertido en una persona completamente diferente a lo que soy, pero me doy cuenta, o me di cuenta, o aprendí que cuando estoy en una casa de alguna de mis compañeras de trabajo, que decimos, vamos a reunirnos, vamos a hacer una noche de juegos, y una dice, vengan todas para mi casa.

Entonces, aprendí a hablar de los temas que ellas hablan, no como que, hay como explicarlo.

No sé, si ellas hablan de algún tema, y de pronto se hace un silencio, pues aprendí a quedarme también en ese silencio, como que se concentra en el juego, y todo es bajito, y aprendí a responder también lo que ellas preguntan, porque a mí tú me preguntas por la A, y yo te cuento la A hasta la Z, pero ellas no, ellas responden la A, y se acabó.

Entonces, aprendí a sentarme con ellas, a hablar, tres, cuatro palabras, y la pregunta para atrás, y la pregunta de nuevo, así.

Eso puedo decir que lo he aprendido, porque al principio no, no, al principio no.

¿Te costó?

Sí, cómo no, me sentía mal, le decía a mi esposo, pero cómo, no me siento, cómo puedo tener, sí, sí, me costó.

Le discutía, y le decía a mi esposo, pobre, que no tiene nada que ver con esto, le decía, pero es que cómo puedo hacer amistades así, para mí eso no son amistades, son gente falsa, yo no puedo tener una amistad con la que yo no pueda ser como yo soy, y él me decía, yo te entiendo, pero es que, imagínate, qué te voy a decir, porque es que, no sé, antes de empezar a trabajar, o ir a la escuela, mi esposo juega a fútbol, entonces casi todos los muchachos son jóvenes, y tienen novias, y yo trataba de hacer amistades con ellas, y hablaban conmigo un ratico, o un día, y después yo me daba cuenta que me saludaban, y era como que, sí, pero no nos acercamos, porque es que hablo mucho, y nosotros somos así, y entonces la vi un día, y porque me habló, y se sentó al lado mío, y vivimos en juego juntas, yo la veo de nuevo, y le digo, ay, cómo estás, y a ellas no les gusta eso, a ellas les gusta que la segunda vez, la tercera, la cuarta, la quinta, las sigas saludando así, hello, y yo no, yo era, ay, hello, yo dije, bueno, ya está, yo la conocí ayer, pero ya somos amigas, ay, hello, all is good, y ellas como que, hello, como ya, hoy no, y yo decía, pero cómo pueden ser así, y las miraba como hablaban entre ellas, amigas, que supuestamente se conocen toda la vida, esa cordialidad, ese hello, esa falta de emoción de que parece que, no sé, no se ven en dos meses, y de pronto ven a su mejor amiga, y le dicen, hello, y yo decía, yo no puedo con esto, yo no puedo con esto, lo que ahora sí, ahora soy igual, llego y me encuentro, no sé, llego de vacaciones, después de tres semanas, y entro al trabajo, hi, hi, hi, al principio me costaba decir a esta gente, no, no, no, no les gusta, no, les da emoción que yo llegué, después de tres semanas que no estoy aquí, hello, hello, y yo decía, Dios mío, esto qué cosa es, pero bueno, ya lo aprendí, pero eso es una de las, sí, eso a mí me ha costado muchísimo, me ponía triste.

¿Crees que esa es una de las cosas que más te han costado estos tres años?

Sí, sí, hacer amistades aquí en Alemania, sí, por eso, por eso, porque yo no los entiendo, ahora sí, ahora sí, muchísimo más, sobre todo es que también ya mucho tiempo trabajando, compañeras en la escuela, y me doy cuenta que al principio son así, ya después se van abriendo un poquitito más, nunca llega al nivel típico, oye, soy cubana, te vi hoy, me saludaste, mañana te abrazo y te como a besos, a ese punto nunca van a llegar, pero sí se abren un poco más, sí se abren un poco más, y entonces he aprendido, aquí viviendo en Alemania, que obviamente, eso ellas no lo hacen por malo, esa es su cultura, esa es su educación, pero he aprendido también de otros latinos o de otros inmigrantes que no todos somos iguales, que los cubanos a veces nos pasamos un poquitico, me he dado cuenta porque tengo, no es vecina, pero vive cerca, es una mexicana, y sí, ella me saluda con emoción y todo, pero nunca llega a ser al punto de, si es una cubana a la que yo estuviese cerca de mí, yo la tuviese metida en mi casa prácticamente todos los días, que somos así, pero es que no, no, no, he aprendido de que no todas las culturas son iguales y he aprendido de que tampoco es lo que yo quisiera, es decir, que aquí en este país uno está feliz cuando uno tiene cinco minutos de tranquilidad en su casa, sí, realmente.

¿Crees que en este proceso también has aprendido de algo de tu propia cultura?

Sí, cómo no, que somos bulleros, pero sí, eso de que somos muy diferentes, pero muy, porque yo siempre cuando estaba en Cuba decía todos los latinos y siempre pluralizo, todos los latinos, todos los latinos, y a veces digo no, Jané, no, todos los latinos, ustedes los cubanos, nosotros los cubanos que somos bulleros, que somos, que para mi esposo le costaba trabajo porque le pasó lo, al revés, lo que a mí me pasó, él ha ido a Cuba muchísimas veces y de pronto yo me encontraba con un amigo mío de la escuela en la calle y le decía, mira, este es mi esposo, y de pronto no los encontrábamos en la noche en la discoteca y él, el mejor amigo de mi esposo, lo agarraba, le decía, vámonos para la barra, toma, y mi esposo como que no, no, no, no, es decir, todo lo contrario, y yo me imagino que no tiene que ser nada más un alemán, cualquier otra persona con una persona desconocida se va a sentir incómodo, pero es que el cubano es así, y ya, y entonces a veces digo que sí, que aprendí, que no, que no puedo pluralizar, que no todos los latinos, y aprendí también de que nosotros nos pasamos, cuando no llegamos nos pasamos, nosotros los cubanos por así decirlo, nos pasamos de la raya.

Sí, te lo preguntaba porque creo también mientras uno va aprendiendo sobre la cultura alemana, también empieza a reflexionar sobre su propia cultura y a mirarse a una misma también desde otro lugar, y eso creo que también es bien interesante, un poco lo que nos estás contando.

Exactamente, sí, sí, yo te digo, si yo estoy segura de que yo tuviese algún vecino cerca cubano, yo no quisiera que se enterara, porque yo estoy segura que lo voy a tener metido en mi apartamento todos los días, o escribiéndome, niña, vámonos de fiesta, niña, ¿para qué te gusta?

¿No estás para discoteca?

¿No estás para fiesta?

Yo no, es que no quiero que se… no quiero, no quiero tener un cubano cerca de mí, porque somos así, no, yo lo digo en cierto sentido, en broma, no, me alegraría por supuesto, pero es que yo lo digo, en este país uno es, o por lo menos en el estilo de vida que yo tengo, que no tengo tiempo para nada, que estoy todavía sentada con el t-shirt de mi trabajo, soy feliz cuando llego, cierro mis puertas y ya, me separo del mundo, digo, tengo tiempo para mí, para hacer mis cosas, sobre todo que yo tengo que estudiar, trabajo, estudio, es decir, la vida la llevas muy agitada y eres feliz cuando tienes cinco minutos para ti, y el cubano no, el cubano de pronto te toca la puerta, aquí estoy, sin que avisar, y ya entra como decimos nosotros, como Pedro, por tu casa, bienvenido.

¿Qué perspectivas laborales tiene una persona luego de terminar su Ausbildung?

¿Dónde va a trabajar?

¿Solamente en The M o tiene otras posibilidades también?

Bueno, yo diría que muchísimas posibilidades, porque vamos a tener en cuenta que The M es la única droguería que forma droguistas, porque las demás droguerías también tienen formaciones, pero todas son de vendedora, pero The M es la única droguería que forma droguistas, entonces todas las demás droguerías o perfumerías, como Douglas, como Rossmann, Flaconi o como se llaman, bueno algo de eso creo que se llama, Falconi o Flaconi, muchísimas perfumerías, porque es que nosotros también damos perfumes, es decir, no nada más tienen que ser cuidados de la piel, damos en tema perfume, que sabemos desde la nota madre hasta todo, todo y entonces ya las demás saben que bueno The M paga y me forma a esta muchacha y ella viene a querer trabajar en mi tienda, yo sé los conocimientos que ella tiene, pues que tienes un puesto, vaya asegurado la profesora a nosotros, ella es profesora de The M hace 25 años, cuando digo la profesora, es la profesora principal, porque cada asignatura tiene una, pero siempre tienes una profesora de la clase, que es la principal y ella es de The M hace 25 años y siempre lo dice, ustedes no van a tener problema, ustedes llegan a Douglas o a Rossmann y dicen yo vengo de Lausbildung de The M y a ustedes le van a dar puesto de trabajo, porque ellos tienen vendedora, pero entonces van a aprender de ustedes y saben que tienen a alguien que tienen a alguien calificado trabajando en el en el tema.

Claro y además que The M está en toda Alemania, en toda Alemania también, exactamente y The M también da muchísimas posibilidades cuando tú terminas de hacer tu Ausbildung de seguir creciendo adentro de la compañía, por ejemplo nosotros estamos en el tercer año y ya recibimos hace dos o tres semanas el email si queremos seguir haciendo un Weiterbildung, es decir ellos te van adentro de la compañía, puedes seguir creciendo, formándote, formándote exacto, tienes otras oportunidades, no nada más como que ya soy droguista y me quedo, no, puedes seguir o puedes ser en el misma, en la misma tienda como jefa o puedes entonces decir bueno voy a hacer un Weiterbildung que me voy a ir para la central, voy a trabajar en bureau, voy a trabajar en marketing, puedes seguir, puedes seguir.

Una persona que quiera hacer esta Ausbildung, ¿tiene que ser muy buena en física, en biología, en química o cuáles son las habilidades o competencias que deberían tener en cuenta para postular?

Yo diría, por mi experiencia, que no tienen que ser buena en una asignatura en especial, siempre vamos a tener una asignatura que vamos a decir, esta no la soporto, no soy buena para nada en ella y siempre va a haber una que se nos va a dar más fácil, pero no me iría por la parte de asignaturas o escuela, cualquiera lo puede lograr, estudiando cualquiera lo puede lograr.

Yo diría que lo más importante que tendrían que tener es que sean conversadores, habladores, que no tengan miedo a trabajar con el público, eso es lo principal y yo pienso que hasta para postularse, si se dan cuenta la jefa, por ejemplo, que te esté haciendo la entrevista de trabajo, se da cuenta que tú eres una persona fácil de palabras, que no te tiene que sacar las palabras, simplemente tú vas fluyendo de un tema a otro o no respondes simplemente sí, no, sí, no.

Yo creo que ya por ahí ya tienes hasta más de un 50% de la entrevista ganada.

Hay muchas personas, muchas, muchas, muchas, hasta alemanes que se preparan, se preparan semanas y semanas, se preparan para la entrevista de trabajo.

Estos son mis puntos débiles, mis puntos débiles, las preguntas ahí en YouTube, donde quiera, muchísimas preguntas para prepararse.

Yo no me preparé, yo le dije a mi esposo, yo no me voy a preparar para nada, no puedo, no me puedo aprender las cosas de memoria, yo no me puedo aprender esta respuesta de memoria, esta oración de memoria, porque si no, no me siento bien.

Y yo me senté y para todo le decía, yo le voy a ser sincera, y cuando me trababa, me acuerdo que le dije más de dos veces, que a veces después trabajando con ella, mi jefa me decía, me encantaba eso cada vez que me decía, ya, normal, esperate, de nuevo, desde el principio.

Y volví a respirar y decía, ahora lo voy a intentar, y trataba de decirle la oración, yo hice eso en mi entrevista de trabajo.

Y a ella le gustó, y no fui la única, fui la única extranjera con problemas del idioma, pero no fui la única que se postuló, eran ocho, y fui la única a la que le dio el puesto de trabajo, ¿por qué?

Porque yo me senté ahí y dije, mira, la competencia está muy fuerte, yo no me voy a romper la cabeza aprendiéndome cosas de memoria, hay muchos alemanes que se aprenden las cosas de memoria, entonces es lo peor, porque para DM no puedes hablar robóticamente, tienes que fluirte las palabras, los clientes llegan y te hacen preguntas que tú no puedes responder cuando te las aprendes de memoria, tienes que hablar con ellos, saber cómo hablar con la gente, caerles bien, tratar de ayudarlos.

Yo a veces no me sé todo lo que hay en DM, porque son más de 26.000 productos adentro de una tienda de DM, por supuesto, y siempre está trayendo cosas nuevas y cosas nuevas, a veces llegan los clientes con una foto de un influencer, mira, me enseñó este producto, este ácido hialurónico, y yo, ¿tenemos eso?

Espera un momentico, estoy buscando, lo agarro en la mano y digo, wow, qué genial, y ni conozco el producto porque son muchas cosas, a veces entran cosas nuevas, pero tienes que, hay personas que vienen y me preguntan de un producto y es la primera vez que yo lo agarro en mi mano y digo, Dios mío, ¿qué le digo ahora?

Lo viro, leo tres palabras y le digo, mira, esto te va a ayudar con esto, con esto y con eso.

Es como que tienes que tener facilidad de hablar con la gente, eso es para mí lo más importante, diría yo, más nada.

Y para ya ir terminando, no sé si quieres compartirnos a lo mejor algún consejo para alguien que está acá en Alemania o quizás fuera de Alemania y tiene la intención o de venir o quizás también de empezar una hospitalidad, pero no están muy seguros, ¿qué les dirías en base a tu experiencia?

¿Qué les diría?

Que no tengan miedo por el idioma alemán, que es hoy en día el tema que todo el mundo dice, ay, yo no llevo aquí viviendo cinco años, pero como no hablo bien el idioma, pues que no he empezado ningún hospital.

Y yo les diría por mi experiencia que eso es error, fatalísimo, fatalísimo.

Si estás afuera de Alemania y quieres venir aquí a Alemania, quieres estudiar algo y dices, no, es que por el idioma, da igual, ven, ven, aquí vas a aprender el idioma, sí o sí.

No todo el mundo tiene las mismas posibilidades de aprender con la misma rapidez, pero de todas formas lo vas a aprender porque es que no hay de otras.

Aquí, estando en el país, no hay de otras.

Y si tienes la oportunidad de que te den el puesto de trabajo sin que sepas mucho el idioma, no tengas miedo.

Yo lo tuve, yo el primer día de escuela dije me voy, pero no, me quedé y ya estoy terminando y mi alemán se ha mejorado muchísimo.

Tuve miedo, cualquiera lo puede tener, pero el miedo no te puede frenar.

Ven, inténtalo.

Intentarlo es lo primero.

Y lo segundo es el tabú que donde quiera, no, es que no puedo hablar bien, es que yo no me sé el idioma, es que yo, es que yo.

Esos tabú que nos ponemos a nosotros mismos de no, no, pero no va a ser porque no, pero si yo no lo hablo bien, ¿para qué me voy a presentar si no me lo van a dar?

Yo también lo pensé.

Yo lo pensé, si lo acabo de decir.

Yo le dije a mi esposo, no me voy a preparar mucho porque es que la competencia está muy fuerte.

Pero al final, si no me hubiese presentado, no me hubiesen dado el puesto, me hubiese quedado como se quedan muchísimas personas que se responden a sí mismo, se dan sus propias respuestas sin dejar que la vida nos dé la respuesta.

No, pero es que yo, si no hablo bien, ¿para qué me voy a presentar?

Yo lo hice.

Yo soy un ejemplo vivo.

Yo lo hice, yo no hablaba bien.

Si yo, yo respiraba y le decía a la jefa mía de nuevo.

En una entrevista de trabajo aquí con los alemanes que todo el mundo dice son cuadrados, que todo el mundo piensa que tienes que prepararte para la entrevista de trabajo como si fuese a dar un discurso.

Yo lo hice.

Yo lo hice y me dieron el puesto de trabajo y no fui la única que se presentó para nada.

Y eso es lo que yo trato de ayudar y de explicarle a la gente de que no se den las respuestas ellas mismas, que vayan.

Que si va a ser así, porque no todo el mundo corre con la misma suerte, que si va a ser así, pero por lo menos que tiene una respuesta verdadera, no una respuesta que se dé esa misma persona en su cabeza diciéndose que no, que no, que no, no.

Sí se puede, a lo mejor te toca la suerte, porque la suerte es loca, cualquiera le toca.

No te quedes pensando en qué sería, que no tengas miedo, eso es lo que yo le diría a la gente.

No todo el mundo tiene la misma suerte, pero puede ser que tengan la suerte hasta mejor.

Porque la gente dice, no, es que lo tuyo fue suerte porque a mí me lo han dicho.

Es que lo tuyo fue suerte.

Le digo, pero es que tú no sabes si la suerte tuya es mejor que la mía y no tienes que ir ni a la segunda entrevista, en la primera te dicen sí, ¿por qué siempre ese no?

No, no puede ser.

¿Qué le dirías a la Janet que estaba en Cuba haciendo su año de servicio antes de salir para Turquía y Alemania?

¿Qué le dirías hoy?

Ay, ay, ay, que siga siendo la misma soñadora que era, que por eso está donde está.

Le diría eso.

Ay, nunca me habían hecho esa pregunta, se me eriza la piel.

Que siga siendo la misma soñadora.

Porque yo digo que esta vida que yo llevo ahora, yo la soñé.

Yo la soñé.

Yo lo sabía.

Soy una persona que siempre sonrío, que siempre me estoy riendo, pero es que yo sabía que yo iba a tener oportunidades de crecerme en la vida, de vivir como ser humano, que en Cuba eso falta.

Y siempre contenta y eso era lo que yo me soñaba para mí misma, para mi vida.

Por eso le diría que siga siendo la misma soñadora.

A esa Janet niña que siga soñando igualito, que creó su destino en su cerebro, en sus sueños.

Qué lindo, sí.

Y también nosotros creo que casi siempre le echamos todo un poco a la suerte, ¿no?

Y puede que haya una cuota de eso, pero hay otras cosas también detrás y creo que eso es importante también que lo recordemos, que hay trabajo, que hay perseverancia, que hay tiempo, que hay valentía también.

Son muchos valores y muchas cosas las que reúne también una persona que viene acá y comienza a hacer su auspicio, ¿no?

Exacto.

Sí, sí.

Hay muchas personas que a mí me dicen, no, es que has tenido suerte.

Y yo digo, mira, no hablemos mucho de suerte, porque es que podemos estar 100 personas en el mismo lugar, en el mismo minuto, haciendo lo mismo, y no todos vamos a hacerlo de la misma manera o sacarle provecho de la misma manera.

¿Cuántos inmigrantes o cuántos latinos no hay aquí en Alemania?

Y no todos tienen la valentía, como la acabas de decir, de presentarse y de hacerlo, o no todos tienen las ganas de vivir, o no todos tienen esa suerte, como tú la llamas, que yo no la llamo tanto suerte, yo la llamo más de trabajarlo, de luchárselo o de querérselo, o de deseárselo.

Y eso también es muy importante.

Mucha gente le dicen la culpa, por así decirlo, la suerte, la suerte, la suerte.

Y yo digo, bueno, la suerte y las ganas, y las ganas, porque esto cuesta nervios, esto cuesta nervios.

Aquí les dejamos esto, un mensaje de ánimo, que se atrevan.

Y, bueno, cuéntanos para allá, ir cerrando esta entrevista, Yanet, de tu proyecto digital que tienes, tu canal de YouTube.

¿De qué se trata?

¿Qué contenido compartes?

Pues sí, por YouTube y por TikTok también.

Por TikTok hago como una forma de estudiar la asignatura mía de cosmético.

Así fue como inició la iniciativa para la redundancia de TikTok, porque empecé a enseñar los productos de cuidado de la piel de Edeem, y les empezó a encantar a las muchachas, y empezaron los vídeos a hacerse virales y virales, y las muchachas a dejarme preguntas.

¿Me hace falta que me ayude?

¿Necesito una crema para este tipo de piel?

¿Tengo este problema?

¿Tengo el cuero que ha habido reseco?

¿Tengo esto?

No, y no saben el idioma.

Entonces yo les explicaba, y a partir de ahí, pues que yo lo tomé como tipo de estudio para mí.

Y a veces me hacían preguntas de cosas, siempre dejándoles en claro esto.

Yo les digo lo que les ayuda, lo que es bien para su tipo de piel, pero ningún tipo de tratamiento.

Y entonces ayudó muchísima gente.

Les hacía esto que el skincare routine, dependiendo a los tipos de pieles que tenían.

Y al final me ayudó muchísimo, porque en mis exámenes realmente soy buenísima en cosméticos, porque tenía entonces algunas dudas, e iba a la escuela y les preguntaba a la profesora o abría mi libro de droguista, que se llama así.

Y me aparecía ahí millones de cosas y me aclaraba a mí mismo la duda.

Así que TikTok empezó así como vamos a ir por esta parte a ver si ayuda.

Muchas críticas de personas que te dicen no, pero tú no eres cosmetóloga, tú no eres doctora.

Y yo les digo, bueno, pero es que se ve que el entendimiento que puedan tener la gente está fallando, porque yo lo estoy diciendo.

¿Cuál es la diferencia?

Pero bueno, eso da igual.

Y bueno, en YouTube empezó con el lío de la cuarentena, que no pude ir a Cuba y dije necesito hacer algo porque me voy a volver loca.

No puede ser todo estudio, trabajo.

Y empecé a hacer blogs y a partir de ahí me dejó una persona, me dejó un comentario.

Cómo es la vida de una cubana en Alemania?

Y yo dije se me encendió la chispa.

Vamos a enseñar a la gente cómo es la vida de una cubana en Alemania.

Y después que la gente se empezaron a enterar de que estoy haciendo un Ausbildung aquí, decía bueno, ya habla un poco y como que te dan una pregunta y de ahí va saliendo una cosa de otra.

Cada vez que hago un viaje, hago también como que los blogs de viaje para ayudar a la gente, a los lugares y así.

Es más bien como para desconectar mi vida real, por así decirlo, entreteniéndome en algo y también ayudando a gente y haciendo.

Quizás un vídeo que la gente que no sé, es un vídeo sencillo, un vídeo simple de un blog de un día a día, pues puede animarle el día a alguien o darle fuerza, decir mira, ella lo que ha logrado, yo quiero vivir así como ella y.

Se levanta de la cama o de la silla y dice pues vamos a ver si hacemos algo.

Esa es la intención mía siempre, animar a la gente a ayudar, porque yo también, como lo dije, fui una niña soñadora y difícil que lo tenían los cubanos, dificilísima.

Los sueños se nos ponen un poco.

Los sueños para todo el mundo son sueños, pero el de cubano es un poco más cerrado porque no ves la forma que se te vaya a cumplir.

Y bueno, si hay alguna persona que nos está escuchando y que tiene interés y quiere saber un poquito más, ¿cómo puede ponerse en contacto contigo?

¿Dónde te encuentra?

Bueno, yo estoy súper activa siempre en Instagram y soy Janet Diamontes.

Por Instagram me encuentran, me pueden escribir, hacer cualquier tipo de pregunta, si tienen duda o de cualquier documento que les haga falta para cualquier tipo.

Bueno, no cualquiera, porque de todos no sé, pero lo que yo puedo ayudar, ayudo con lo de los estudios, las informaciones, encantada.

Sí, vamos a dejar tu Instagram, ahí las notas del episodio, también tu canal de YouTube y el de TikTok para que puedan seguirte.

Gracias.

No, gracias a ti de nuevo por tu tiempo, por contarnos y compartirnos esta historia tan interesante también, tantas aventuras y te deseo mucho éxito porque ya te queda poquito para terminar tu asiento.

Muchísimas gracias, sí, sí se puede.

Claro que sí, claro que sí.

Pues bueno, muchísimas gracias también por invitarme y por el rato tan bonito.

Y para los que nos estén escuchando, pues qué ánimo, que todo se puede, a soñar se ha dicho.

Así será, que tengas una bonita tarde y estamos en contacto.

Igualmente, un besito.

Chao.

Si te gusta nuestro contenido, ayúdanos a compartirlo para poder llegar con esta información a más personas.

Puedes seguirnos en el Instagram somosasuvis y mandarnos sugerencias a través de un DM.

Si quieres más información, puedes entrar al sitio web somosasuvis.de.

Gracias por escuchar.

Close