Written by 18:08

Vendedora (Tienda de mascotas) – Verkäufer/-in (Zoofachgeschäft)

Damos la bienvenida a este 2022 con la historia de Magalí Villacorta, quien trabajaba en la panadería familiar junto a sus padres, en Córdoba – Argentina.
El amor por los animales la llevó a hacer un curso de peluquería canina y sin saberlo, serían esos conocimientos los que la ayudarían a poder extender su estadía en Alemania y comenzar su Ausbildung.

Hoy nos cuenta como salió por primera vez de su país, a través de la visa Working Holidays, la forma en que trajo a sus gatitos y detalles de su formación.

Contactos

Contacto instagram de Magalí

Yo me animo y vos (sitio con info para la visa W&H)

Búsqueda de departamentos compartidos WG (Sitio para encontrar departamentos compartidos)

Lugar de trabajo de Magalí

Escuela de Magalí

Página de los requisitos para viajar con mascotas desde Argentina

La formación profesional en ventas o Verkäufer/-in en Alemania se centra en el comercio minorista. Como vendedor/a tu principal responsabilidad es atender a los clientes, asesorarles sobre productos y servicios, y realizar ventas en una tienda minorista.

Durante tu formación, aprenderás sobre los productos que se venden en la tienda, su calidad, características y precios. Adquirirás habilidades en el trato con los clientes, la atención al público, la presentación y disposición de los productos en la tienda, así como en las técnicas de ventas y cierre de operaciones.

También aprenderás a manejar el punto de venta, utilizar sistemas de caja registradora y gestionar pagos. Adicionalmente, aprenderás a realizar tareas relacionadas con la atención al cliente, como responder consultas, resolver quejas o reclamaciones y garantizar la satisfacción del cliente.

Los Verkäufer/-in pueden trabajar en diferentes tipos de tiendas minoristas, como tiendas de ropa, supermercados, tiendas de electrónica, tiendas de muebles o cualquier otro tipo de establecimiento de venta al por menor.

Tu trabajo puede incluir la reposición de productos en los estantes, la organización del inventario, la realización de inventarios periódicos, así como la colaboración en la elaboración de pedidos y la gestión de devoluciones.

En resumen, la formación profesional de Verkäufer/-in en Alemania se enfoca en el comercio minorista. Implica asesorar a los clientes, realizar ventas, atender consultas y asegurar la satisfacción del cliente en una tienda minorista. Los Verkäufer/-in desempeñan un papel importante en la promoción y venta de productos, así como en la experiencia de compra del cliente. Su trabajo contribuye al éxito y funcionamiento eficiente de las tiendas minoristas en Alemania.

Síguenos Instagram

Más información en somosazubis.de

Si tienes preguntas y/o comentarios escríbenos a somosazubis@gmail.com

Tema: Chérie la Kro, Banda: Lessazo, Album: Soleil d´hiver, Licencia: Creative Commons


(Visited 110 times, 1 visits today)
Transcripción

Atención: La transcripción se generó automáticamente y no se revisó ni corrigió posteriormente. Este proceso no es muy preciso y, por lo tanto, el resultado contiene con certeza una serie de errores. En caso de duda, siempre prevalece la palabra hablada grabada en el episodio.

Somos Azubis.

Damos el vamos a este 2022 con la historia de Magali Villacorta, quien trabajaba en la panadería familiar junto a sus padres en Córdoba, Argentina.

El amor por los animales la llevó a hacer un curso de peluquería canina, y sin saberlo, serían esos conocimientos los que le ayudarían a poder extender su estadía en Alemania y comenzar así su Ausbildung.

Viajamos hoy a Berlín a conocer su historia.

Hola Magali, muy bienvenida y buenos días.

Buenos días, sí, bueno, estamos en sábado de la mañana.

Sí, hoy día, temprano, bueno no tan temprano.

Magali, vamos a empezar, cuéntanos, ¿qué Ausbildung estás haciendo?

Yo estoy haciendo el Ausbildung der Verkäuferin, algunos lo llaman Kaufmann-Kaufraufer.

¿Y en qué ciudad estás?

En Berlín.

En Berlín.

Cuéntanos un poco, bueno, ¿hace cuánto tiempo que estás aquí y de dónde llegaste?

Yo vengo de Argentina, llegué justo cuando empezó todo el tema de la pandemia, llegué acá en marzo del año pasado.

Llegaste entonces en marzo del 2020, ¿cierto?

Exactamente.

¿Cómo fue llegar a Alemania entre medio de la pandemia?

Porque estábamos como en ese minuto ya, no sé, en la ciudad que llegaste si estaban en lockdown.

¿Cómo fue para ti llegar?

Bueno, el día mismo que yo viajaba de Argentina para acá, justo se estaba dando el primer caso de corona ya en Argentina, en Córdoba, y acá, cuando yo llegué acá, ya estaba todo completamente revolucionado, porque de este lado era peor, y yo llegué con la visa Work and Holiday, venía yo a trabajar básicamente, y claro, por lo menos yo llegué con un nivel de alemán súper básico, casi que no entendía nada, era como si no hubiera hecho ningún curso, entonces por ahí el tema de informarme sobre cómo estaba la situación era medio complicado, o sea, sí, seguramente había noticias en español, pero cómo estaba acá en Berlín exactamente, y cómo eran las, no sé, las nuevas reglas y todo eso, era como difícil de informarse, y resulta que, bueno, tengo una anécdota de que cuando estaba buscando trabajo, estaba buscando más que nada en restaurantes, que era más o menos lo que yo creía que podía manejarme mejor, y tenía una entrevista, fui, hablé con el hombre, todo bien, y me dijo, bueno, vení a hacer mañana un día de prueba.

Bueno, listo, quedamos así.

En realidad, no, no, al otro día no, me dijo como, era, no sé, un miércoles, me dijo vení el sábado a hacer un día de prueba.

Bueno, listo.

Era sábado, me levanto temprano, voy para allá al trabajo, y estaba todo cerrado, no había nadie, y no sé, me asomaba, estaba todo cerrado, las puertas eran todas de vidrio, y me asomaba para ver si había alguien, nada, y había unos hombres trabajando al lado, como arreglando, no sé, como la parte de asadores del restaurante, y había una gente como trabajando ahí, no cocinando, sino como trabajando tipo obrero, y me acerco, y digo, está, está el dueño, y me dice, sí, sí, ya lo llamo, o una cosa así me dijo, y viene el hombre, que no era el hombre con el que había hablado, y me dice, no, está todo cerrado, bueno, lo siento.

Cerrado por dentro.

Sí, o sea, claro, y después cuando volví a casa, claro, estaban que habían cerrado todos los restaurantes y todas las cosas por corona, que estaba el lockdown.

Claro, yo, no sé, esperaba que por lo menos alguien me avise, me diga, bueno, ¿sabes qué?

No hace falta que vengas o algo.

No, o sea, fui.

Y no había ni un cartelito afuera, nada.

Nada, nada, nada.

Bueno, esa era la anécdota de la completa ignorancia en la que estaba sobre el tema.

Sí, yo creo que eso también responde a la situación en la que estábamos en ese momento, de que de un día para otro cambiaban las reglas, cuando a medida que iban aumentando los casos, y obviamente si uno está recién llegado, todo se hace más cuesta arriba, y en una situación así de lockdown, tú llegaste con la visa Work and Holiday, que el objetivo de esa visa es poder trabajar.

¿Cómo lo hiciste para arreglártela cuando aquí en Alemania estaba todo cerrado, literalmente?

Bueno, después de eso, me desanimé un montón porque digo, está todo cerrado, ¿de qué voy a trabajar?

Yo vivía en una BG, me había hecho muy amiga de una chica uruguaya, y bueno, y estábamos las 9 en búsqueda de trabajo, empezábamos en internet a buscar de lo que sea.

Bueno, vi en internet que había una especie de depósito que buscaba gente para trabajar ahí, y digo, bueno, no me importa nada, chao, me manda ahí, mande ese B ahí, el currículum, y me manda un mensaje de repente, no sé, creo que el mismo día o al otro día, diciendo uy, vos estás buscando trabajo acá, no sé qué, pasame tus datos, todo esto, todo lo otro, y fue todo así como muy espontáneo, pero a la vez, no sé, yo me esperaba que acá te hicieran, no sé, una entrevista, que te pidieran papeles o cosas así, y no, y fue todo por mensaje de texto, por whatsapp, que me pidieran todos mis datos, tenía miedo de que fuera algo que no era lo que quería, sin saber, ¿no?

El hombre me hablaba en inglés, porque claramente especificaba ahí que yo no hablaba alemán, y bueno, y al final me dice, bueno, empecé mañana a la, qué sé yo, a las 9 de la mañana, y habían hecho un grupo de este mismo trabajo, de toda la gente que estaba empezando el mismo día que yo, y en ese mismo grupo había también gente de Argentina, unas chicas, chicos, y para el primer día de trabajo teníamos que comprar unos chalecos como de seguridad y unos zapatos también, y bueno, y ahí empezamos a hablar con este otro argentino, ahora donde comprábamos el chaleco y esas cosas, porque decían que no te dejaban entrar si no tenías eso, y era como un mocaso ir el primer día de trabajo y que no te dejen entrar, encima era un fin de semana creo que era, y bueno, y como se sabe acá los fines de semana mueren, o sea los domingos mueren, entonces o tenías que comprar en ese día o ya después, era demasiado tarde, ya estaba todo cerrado.

Y bueno, y una de las chicas me dijo, bueno, yo compré el chaleco acá, sale tanto, si querés te compro uno para vos, eso fue muy bueno, eso porque yo no encontraba dónde comprar, y bueno, y ahí el primer día nos encontramos, el trabajo era en el correo DHL, teníamos que descargar los containers llenos de paquetes que venían a la central, los teníamos que descargar todos los paquetes y teníamos que pasarlos por una cinta, que la cinta los descañaba y los mandaba a donde tenían que ir, y era básicamente eso, descargar paquetes de correo.

¿Y cuánto estuviste trabajando ahí?

¿Cuánto tiempo?

Estuve como un mes y medio, en realidad era un trabajo bastante duro para, bueno digo para mujeres pero para hombres capaz que también porque no eran paquetitos chiquititos, eran, en algunos contenidos tenía todo, todo, todo, paquetes de más de 20 kilos, y el tema de agacharte y buscar la caja para ponerla en la cinta, bueno a mí por lo menos, mira, en algún momento ya te empieza a doler todo, y además el hombre que nos había contratado era como un terciario, o sea este hombre contrataba gente para mandar a la empresa esta, y este hombre, o no sé, yo no sé cómo funcionaba la cosa pero era como que todos los días nos decían a qué hora teníamos que entrar y no era siempre en la misma hora, unas veces te decían hoy entras a las nueve de la noche porque era turno noche, hoy entras a las nueve de la noche y al otro día te decían bueno hoy entras a las doce, una y media, y el galpón quedaba como muy lejos de donde estaba yo, necesitaba como una hora y media de viaje, una cosa así, entonces que te dijera en el mismo, no sé, porque tampoco te lo decía a la mañana, te decía a la tarde, hoy entran a tal hora, un día me acuerdo que nos dijo no sé, dos horas antes, o sea tenía que yo salir corriendo porque si no, no llegaba, o sea que tú estabas subcontratada, no estabas contratada por DHL sino que este hombre era tu empleador finalmente, entonces no sabía si tenía que ver con eso de que él fuera una tercera persona, de que nos manejaran así, o también los que estaban contratados por DHL tenían el mismo problema, pero la verdad que no me gustaba, no me gustaba el trato que nos daba este hombre, tampoco, bueno el horario era difícil, teníamos que estar toda la noche, terminábamos a las siete de la mañana y algunos días supuestamente teníamos nosotros dos días libres, pero a veces no, porque por eso como te digo, un día nos decían bueno, andá a trabajar a tal hora y tenías que ir, entonces sí, no me gustaba para nadie y dejé.

Nos contabas de que llegaste a vivir a una VG, puedes contarnos qué es un VG y cómo lo encontraste en tu caso.

VG es un, puede ser una casa, un departamento donde viven gente que no se conocen, que bueno para mí, que soy de Argentina, eso casi que no existe, es como también una especie de, como compararlo con una residencia estudiantil donde van chicos de otras provincias a estudiar y bueno y están viviendo como en una casa con otros estudiantes, cada uno tiene su pieza, bueno el VG es lo mismo, es un departamento, cada uno tiene su pieza y compartimos el baño, la cocina y lugares comunes.

En mi caso yo estaba en una casa bien al sur de Berlín con cuatro chicas más y sí, cada uno tenía su pieza y compartíamos la cocina y el baño, teníamos un patio re grande, era re lindo y bueno ninguna nos conocíamos entre sí, yo conocí ahí a esta chica uruguaya que veníamos hablando desde antes de viajar porque con el tema este de la work and holidays habíamos hecho un grupo, hay una página de la gente que va con esta visa y de ahí conocí a esta chica uruguaya, empezamos a hablar antes porque sabíamos de que era muy difícil encontrar un lugar donde vivir en Berlín, es bastante complicado y habíamos empezado a hablar para buscar algo, quizás era más fácil buscar entre dos, en realidad éramos como cuatro personas que al final terminamos siendo yo y esta chica uruguaya que quedamos viviendo juntas y básicamente fue ella la que lo encontró porque yo buscaba más zona centro y no quería vivir tan alejada como estaba esta casita, pero bueno no había otra opción, o sea realmente es muy complicado encontrar un lugar donde vivir, así que me uní con ella y fuimos las dos a vivir allá.

¿Y ese bellé o esa casa, departamento compartido, lo encontraron a través de algún sitio web o por facebook?

¿cómo fue el caso de usted?

Si no me equivoco creo que ella lo encontró por bellé Jesus, es una página, pero sí se busca en cualquier lado, se busca en facebook, en esta página se busca en, hay páginas de inmobiliarias que también tienen un apartado para bellé, básicamente en cualquier lado.

Si vamos a dejar igual el contacto ese que dices de la página web para que puedan buscar la gente que nos está escuchando y bellé se escribe con WG, ¿cierto?

Bueno, volvamos un poquito a tu vida en Argentina, en Córdoba, antes de llegar nos decías que postulaste a la visa a Working Holiday, pero ¿a qué te dedicabas allá y cómo nace también la idea de venir con esta visa a Alemania?

Mi familia tiene una panadería, yo trabajaba ahí y a la vez yo había hecho un curso de peluquería canina, así que trabajaba como un poco en ambos lados, trabajaba por mi cuenta desde haciendo peluquería en los perritos y trabajaba en la panadería y en realidad la idea de viajar se dio de, viste cuando uno quiere irse de vacaciones, se va a un barrio lindo, está no sé, dos semanas ahí y después te volvés a casa y es como la depresión porque es como que vos no estabas tan lindo todo ahí, que se ponés en la playa, qué sé yo, y claro después volver a casa en la rutina y toda la cosa era como, quiero más vacaciones, clásico, y bueno y el tema ese de trabajar todo un año para después tener no sé, tres semanas de vacaciones en las que estás todo un año como esclavizándote para poder disfrutar de estas tres semanas de vacaciones, yo quería más.

Y bueno empecé a buscar cosas de viajes y en eso de viajes te aparecen propagandas y de ahí salió la idea esta de la Working Holiday, o sea yo no la conocía para nada, salió así de casualidad una propaganda, bueno también no sé si escuchaste que por ahí aparecen esas noticias de ah Italia busca gente para que vaya a vivir y le pagan tanto, entonces fue como que salió de ahí un poco el tema de esta visa y bueno y me venía con la idea básicamente de viajar por el mundo, porque Working Holidays hay en diferentes países de Europa y la idea era esa, como ir de un país a otro haciendo esta visa, pero bueno después corona y cancelaron todas las visas y pero aparte porque bueno me encontré un lindo trabajo acá después y bueno me dieron ganas de quedarme más tiempo acá.

Como dices la Working Holiday da la opción hoy para las personas que somos de Latinoamérica, no todos los países pero hay muchas muchas alianzas o sea que hay muchas posibilidades de ir a distintos países, en tu caso ¿por qué decides partir por Alemania?

Sí porque tengo una hermana acá y pensaba de que bueno si iba a viajar completamente sola o sea yo no había viajado nunca fuera de Argentina, tampoco sola, entonces dije bueno si viajo completamente sola a un lugar tan lejos me gustaría tener como un pequeño respaldo ahí de no sentirme tan tan apartada del mundo, tengo una hermana acá que vive y bueno me parece como para empezar, bueno no estar completamente sola.

Pueden haber personas que como tú que nos están escuchando que primera vez que se enteran que hay una visa que te permite ir a otro país a trabajar por un año, ¿cómo en tu caso hiciste todo el tema de los trámites desde Córdoba para poder venir con la Working Holiday?

¿Se puede recomendar páginas?

Sí, todo, sí, todo, todo.

Hay una página muy buena que te dice completamente todo lo que necesitas y te dice cada requisito para cada persona, por ejemplo los requisitos para argentinos y uruguayos es diferente, te dice para acá de dónde sos y para cada visa de cada país por ejemplo Alemania o Francia o Irlanda lo que sea, la página es yo me animo y vos, ahí te explica totalmente todo, en realidad saqué toda la información de ahí y de ahí salió el grupo este donde conocí a la uruguaya esta con la que viví, básicamente tener pasaporte, tener plata suficiente para poder mantenerte por los primeros, creo que son los primeros tres meses, eso lo tenés que demostrar con un banco que tiene que tener una antigüedad de creo que tres meses también, y tenés que irte a la embajada de, bueno en mi caso de Buenos Aires, la embajada alemana de Buenos Aires y ahí presenté todos los papeles y en mi caso por lo menos a los dos días creo que me respondieron ya que tenía el aviso, fue rápido igual, fue rápido pero si tenía muchos nervios de que capaz me dijeran que no, pero bueno el pasaporte, tener plata suficiente, tener pasaje de ida y vuelta, si no tenés el pasaje de vuelta necesitas demostrar más plata, unos antecedentes de penales, o sea de que no tenés ningún problema con la policía, una carta también piden, no es necesario pero ahora con el tema COVID es obligatorio pedir que tener una carta de invitación creo que se llama, o motivación, esa carta también sí, por ejemplo se puede demostrar menos plata si tenés esta carta de invitación porque se supone que tenés que pagarte, no es cierto, tu propio lugar donde te quedas, en cambio si vas a quedarte en la casa de alguien no necesitas demostrar esa plata.

Nos contabas de que trabajabas en la panadería familiar en Córdoba pero que también habías hecho un curso de peluquería canina, ¿por qué decidiste hacer ese curso?

Me encantan los animales, de chiquita quería ser veterinaria pero después con el tiempo me di cuenta de que no iba a poder, me siento muy triste viendo un animal que sufre, no puedo verlo, sufro mucho yo también, entonces se me ocurrió pensar en algo que tenga que ver con los animales pero sin la parte fea, y de ahí salió la peluquería de perros, hice un curso y después bueno me puse a trabajar sola, por suerte me fue bien y en realidad valió la pena, o sea, me gustó mucho haber hecho el curso y me gusta mucho trabajar de eso.

O sea que eso también significa que estás ejerciendo esa profesión o oficio, no sé, aquí también, ¿tiene eso relación un poco con lo que nos decías que ahora tienes un trabajo lindo que te gusta?

Sí, después del trabajo del correo, bueno tuve otro trabajo que fue, no sé, fui a trabajar dos semanas y lo dejé porque realmente no me gustaba para nada, que era básicamente como el correo pero en otra empresa y el clima ahí era bastante, para mí feo, no me gustaba para nada, era como que, si bien decían que era bastante inclusivo, para mí no me pareció, y realmente cada vez que tenía que ir a trabajar me daba ganas de llorar y no quería, entonces dije no, no vine para esto, no vine para andar sufriendo para ir a trabajar, así que empecé a buscar por internet lo que sea que me hiciera sentir mejor, de ahí salió lo de que yo trabajaba con los perritos, los animales, y empecé a buscar trabajos de peluquería canina, empecé a mandar currículums a peluquerías caninas, escribía que no podía hablar alemán pero que podía manejarme en inglés, mandé a todos lados, también mandaba mis trabajos que yo había hecho en Argentina, y de ahí me llamaron de una peluquería que estaban buscando gente, fue justo, o sea, me gusta contar esto.

Estaba yo en este trabajo que no me gustaba para nada, me había tomado una por decir licencia médica porque no quería ir a trabajar más, en ese tiempo que no fui a trabajar empecé a buscar que mandar currículums para todos lados, y me llamaron de este lugar, tuve la entrevista, me hicieron una llamada telefónica, me dijo la chica, sí, bueno, voy a hablar con mi jefe, no sé qué, agarré por internet, empecé a buscar dónde quedaba esta peluquería, qué tan lejos y todo, y agarré y dije, no, yo voy a ir y le voy a entregar mi currículum personalmente para que me vean, me conozcan, vean que tengo interés, que quiero trabajar ahí, así que me mandé, fui para allá, les dejé mi currículum, les dije, mirá, soy yo, no hablo alemán pero me manejo en inglés, y la chica, sí, todo muy bien, me aceptó el currículum y me dijo, bueno, después te llamo cuando hable con mi jefe, y ese mismo día a la tarde me llamó y me dijo, sí, podés venir a hacer una prueba de trabajo al otro día, sí, le digo, no hay problema, voy al otro día a hacer la prueba, fue en medio día nomás, hice uno o dos perritos, y bueno, estaban muy contentos conmigo, y me dijeron, bueno, nosotras, porque mi jefe no estaba ahí, eran solamente las chicas que estaban trabajando, digamos, en esa peluquería, no estaba el jefe, y me dijo, bueno, mirá, nosotros te vemos re bien, vamos a hablar con mi jefe, a ver si podemos concretar algo, y entonces ella me iba a llamar al otro día, y en ese tiempo, como te dije, yo no estaba yendo a trabajar al otro trabajo porque tenía esta licencia médica, al otro día, recibo una carta que me decía que me echaban de, dime, vamos a trabajar, y después, ese mismo día, a la tarde o al medio día, me llama la chica y me dice, sí, podés empezar a trabajar mañana si querés, así que sí, fue todo muy, tuve mucho suerte desde que llegué, o sea, de encontrar trabajo en pandemia, de bueno y justo de este, de que dejé de trabajar, y ahí nomás ya tenía otro trabajo de lo que me gustaba, y bueno, ¿y cómo fue, o bueno, cómo ha sido también la experiencia de trabajar ahí, porque por lo que nos decías, en Córdoba tú trabajabas prestando tus servicios, ¿no?

y aquí estás en un lugar con tus colegas, vienen los clientes, ¿cómo te has sentido en ese ambiente?

Mis compañeros son lo más, o sea, siempre intentaron ayudarme, empezamos, digamos, hablando en inglés, que es gracioso, porque es típico de alemanes decir que no hablan bien inglés, y al final terminan hablando mejor que vos, entonces bueno, en la comunicación se podía hablar, no era como que me sentía totalmente apartada de que no podían hablar conmigo, y bueno, y era diferente, era mucho más relajado, porque cuando yo trabajaba sola, tenía que atender a mis propios clientes, preguntarles qué quería que hiciera, de esto a lo otro, cobrarles y todo, en cambio en este lugar, mi compañera que estaba en el negocio, atendía todo, me traía el perrito y me decía, hace esto, esto, esto, y yo terminaba y le decía listo, entonces ella se ocupaba de todo, digamos, de hablar con los clientes, claramente yo no podía porque no hablo alemán, y fue bastante relajado, o sea, no es que te decían, bueno, tenés que hacer como 20 perros por día, y no, bastante relajado en ese tema, yo había estado, bueno, había dejado de trabajar de peluquería cuando supe que tenía este plan de venirme a Alemania, y entonces ya hacía bastante tiempo que no trabajaba, entonces era un poco más, como, volver a acostumbrarme, entonces era un poco más lenta, y por ahí eso a mí me ponía un poco nerviosa, decía, uy, estoy medio lenta, y ellas me decían, no, está todo bien, mientras tanto, mientras que vos hagas el perrito bien, y como tiene que ser, vos no te preocupés, así que, sí, el ambiente era muy muy muy bueno.

¿Imaginaste que el curso que habías hecho allá en Argentina, de alguna forma te iba a ayudar para quedarte aquí y estar en un lugar que te gusta, te lo imaginaste?

No, nunca, o sea, mi hermana cuando viajaba a Argentina, me decía, uy, pero vos allá vas a conseguir trabajos fácil, porque allá todo lo de la gente trata a los animales como hijos, que los llevan, que le compran, que le hacen esto, lo otro, y yo dije, no, que voy a trabajar de eso allá, si no puedo ni hablar, ni decir hola en alemán, y decía, sí, vas a ver, y bueno, y después acá, cuando apenas llegué, nunca se me ocurrió buscar trabajo de eso, es como que las situaciones de haber encontrado estos dos trabajos que no, que no eran para nada lo mío, como que me llevaron a buscar desesperadamente algo que me gustara, que quisiera hacer, y de ahí de encontrar este trabajo.

Creo que a veces, cuando migramos, se nos olvida, lo que dices tú, como no pensé en hacerlo, se nos olvida de que tenemos recursos, otros tipos de recursos, a los que no acudimos al principio, como en tu caso.

Sí, la verdad que sí, o sea, no, nunca se me ocurrió cuando llegué acá de trabajar eso, y bueno, y al final las situaciones me llevaron a donde estoy para decirlo.

¿Y tú ves alguna diferencia ahora en tu trabajo también con el trato de los animales?

Por ejemplo, ¿cómo es en Argentina a cómo es en Berlín?

No, completamente, o sea, allá en Argentina la gente sí cuida a sus animales, pero hasta cierto punto, porque económicamente no se puede llevar un perro a la peluquería todos los meses, es un gasto que la gente no hace porque no puede y porque hay otras necesidades más importantes.

La gente en Argentina tiene perros porque los quiere, porque esto que lo otro, pero no se preocupa tanto en el cuidar realmente el perro como se debe, ¿no es cierto?

No sé, puedo hablar de vacunas y esas cosas, porque por ahí mucha gente no vacuna sus perros, pero específicamente de la peluquería la mayoría de mis clientes, no voy a decir todos, pero un 80-70% de mis clientes llevaban los perros a, no sé, una vez cada seis meses, una vez al año, cuando venía el verano que hacía calor, decían vení, pelame el perro y el mantenimiento del pelo del perro era un desastre, o sea, no sé, mucha gente entiende de que la peluquería canina es una cosa estética, pero es también una cosa de salud.

Cuando el perro no se le cuida el pelo, se le empiezan a hacer nudos, sobre todo las famosas razas caniche y otros perros de pelo largo, se le empiezan a hacer nudos como la gente normal y ellos tienen todo el cuerpo pelo, no solamente en la cabeza como nosotros, y es su protección contra el mundo exterior, si no está bien cuidado no sirve y es contraproducente, se empiezan a juntar humedad en la piel, salen hongos, muchas cosas, y bueno, y acá todos los meses venían los perritos, están acostumbrados, o sea que no tenés que estar peleando con el perro para poder trabajar, están acostumbrados, ya saben lo que es, se preocupan la gente de que el perro sea dentro de todo educado, le daba gracia porque la mayoría de los perros le decía sentate y se sentaban, no creo que eso pase en Argentina, así que sí, mucha diferencia.

Justamente le decía a mi mamá que después de trabajar un tiempo acá en esta peluquería, que no sé si podría trabajar en Argentina de vuelta como peluquera, o sea, de haber estado acá y haberme acostumbrado a que los perros están bien cuidados, de que son educados, de que están acostumbrados a que se les lleve seguido.

Da gusto trabajar así, ¿no?

Exactamente.

Magalí, ¿puedes contarnos cómo es tu día de trabajo en la peluquería, a qué horas comienza, qué son las cosas que ahora tienes que hacer que a lo mejor no hacías al principio?

Bueno, empiezo a las 10 de la mañana, el local abre a las 10 de la mañana, mi compañera que es la que está en el negocio, ella recibe a los perritos, tiene una computadora, todo lo que se le hace normalmente, o sea, el largo del pelo, si tiene que tener algo especial, entonces ella lo recibe, se le pregunta qué se quiere al cliente, y después nos trae para atrás, que está el salón, donde estamos yo y mi compañera, y ella nos dice, bueno, este largo, con esto, lo otro y así, sin baño, con baño.

Tengo generalmente, tenía generalmente como 3 o 4 perros por día, hacíamos una pausa a las 2 de la tarde, o sea, trabajamos de 10 a 2, después hacíamos una pausa para comer, una hora, y después volvemos a trabajar de 3 hasta las 6 de la tarde, y eso era todo.

Todo lo que es el contacto con los clientes lo hacía mi compañera.

¿Y cómo, háblanos un poco, cómo pasaste de la peluquería canina ahora a hacer tu Ausbildung?

¿Cómo te enteras que existe esta opción para llegar a hacer el Ausbildung que estás haciendo ahora?

Bueno, como la Visa Work and Holiday dura solamente un año, después de un tiempo trabajando ahí, empecé a ver como el relojito que hacía Tic Tac, y que veía que se me acababa el tiempo de la Visa.

En realidad, mis compañeras y mi jefe querían que me quedara trabajando ahí, porque bueno, porque me necesitaban.

Después de un tiempo trabajando ahí, me dijeron que es muy difícil encontrar peluqueros caninos que quieran trabajar ahí como de empleados, por decir.

O sea, como que la mayoría trabaja de autónomo.

Empecé a ver posibilidades de quedarme, o sea, ellos me dijeron que me iban a ayudar en lo que sea.

Yo, cuando empecé a trabajar, ellos me dijeron, mirá que nosotros queremos que un empleado que se quede, no que trabaje dos meses y se vaya.

Entonces yo dije, bueno, quizás después de mi Visa de Work and Holiday podría aplicar a la Visa de Trabajo.

Pero después, cuando llegó ese momento de que ya se me estaba acabando el tiempo, empecé a investigar sobre la Visa de Trabajo, no era tan fácil.

Las Visas de Trabajo acá son solo para la gente que tiene un título.

Si intentamos hacer lo posible como para sacar la Visa de Trabajo, hay una Visa de Trabajo que es para trabajos que no están como reconocidos, una cosa así.

Hay una lista de qué tipo de trabajo no están reconocidos pero que se pueden conseguir con una Visa de Trabajo.

Pero obviamente peluquería canina no estaba ahí.

Entonces dijimos, bueno, podemos intentar esto, no perdemos nada.

Mi jefe me hizo todo lo que podía, lo que necesitaba.

Me hizo una carta diciendo, sí, yo soy como que soy muy buena en mi trabajo, que ellos me quieren a mí específicamente y no a otra persona.

Cuando tuve la cita en la...

¿Qué sería eso?

¿La oficina de extranjería?

Eso.

Cuando tuve mi cita en la extranjería, les dije, intenté decirles que peluquero canino no está reconocido ni acá, ni en Alemania, ni en Argentina.

No creo que en algún país esté reconocido como un trabajo cualificado, siendo que no cualquiera puede.

Claro, alguien que no conoce de nada no puede agarrar una máquina y empezar a cortar el pelo.

Bueno, poder sí puede, pero que lo haga bien es otra cosa.

Y bueno, me dijeron que no.

Me dijeron que no.

Volví y me dijeron, mis compañeros, bueno, busquemos otra forma.

Y de ahí investigamos y salió el tema del ángulo, de que tengo que aclarar de que yo quería quedarme trabajando ahí.

No quería solamente quedarme en Alemania, sino quería quedarme, pero trabajando ahí.

Porque me gustaba el trabajo, mis compañeros eran re buenos, todo el ambiente laboral era lindo.

Salió el tema del ausbildung, mi compañera dijo, bueno, podés hacer este ausbildung de Verkauffering.

Podemos intentar.

Para ese entonces, yo había hecho un curso de alemán que era como básico y para hacer el ausbildung necesitaba un mejor nivel de alemán.

Creo que tenía cuatro meses o cinco meses antes que se me termine la visa.

Así que cuando decidí que sí, bueno, este es el plan, hacemos esto, empecé a hacer cursos intensivos de alemán para llegar al nivel que se necesitaba.

Ellos me hicieron todos los papeles necesarios, o sea, se necesita básicamente el contrato, por mi parte, y después ellos tienen que hacer, bueno, otros papeles que dicen que ellos pueden enseñar a alguien de vendedora, digamos, porque no cualquier trabajo puede tomar un estudiante para que trabaje ahí, o sea, se tienen que tener ciertas reglas, por decirlo.

O sea, que de alguna forma ellos se adaptaron también para que tú te pudieras quedar.

Sí, o sea, justamente esta semana que pasó, mi compañera tuvo que hacer un curso, como un curso en donde se le explican ahí cómo es enseñarle a un estudiante a cómo trabajar y ese estilo.

O sea, lo está haciendo solamente porque yo estoy trabajando ahí de estudiante de Azubi, de otro modo, o sea, no hay otro Azubi, soy solamente yo, o sea, lo están haciendo solamente por mí.

¡Qué lindo!

¿Te entusiasmó la idea de estudiar?

¿Cómo fue para ti decir, ok, esta es la opción que tengo?

Tenía mucho miedo.

O sea, en cuatro meses, no me acuerdo en cuánto tiempo estuve haciendo cursos para llegar al B2 en alemán, era como muy corto tiempo para aprender todo y sabía que mi alemán no era bueno, entonces tenía miedo de fallar, o sea, de ir a la escuela y que me estuvieran hablando como en chino.

Tenía miedo de eso.

Y también claramente en el trabajo con los clientes.

Yo me imaginaba a mí misma en la otra parte de siendo cliente y entrar a un negocio en donde hay una persona que no habla el correcto español y en algún caso no entiende lo que yo estoy diciendo, y me veía en esa situación, digamos del otro lado, y me ponía nerviosa, me estresaba un poco, me incomodaba estar en esa situación de que hay cosas que no voy a entender y no voy a poder expresar, y sí, me daba cositas.

¿Y cómo enfrentaste ese miedo?

¿Cómo fue el primer día?

¿Te sentiste así, que era chino?

Sí, o sea, no.

El primer día sí, tenía mucho miedo también por los compañeros, ¿no es cierto?, de cómo me iban a ver a mí que no era de ahí y hablaba mal.

O sea, en todas situaciones, ¿cierto?, como con los clientes, en la escuela, con los profesores, con los estudiantes.

Pero en realidad fue bastante como lo contrario.

Llegué y el profesor justo, el primer profesor que nos tocó era muy bueno.

Yo me imaginaba que iban a hablar con palabras muy complicadas, palabras muy específicas, y uno en el uso diario nunca las escuchó, entonces obviamente me iba a encontrar como que no entiendo nada.

Pero usaba un poco, sí, hablaba muy normal, muy básico, y hablaba lento, explicaba todo muy bien.

Me sentía, básicamente, como estar en el secundario de nuevo, porque la forma en la que explicaban todo era, sí, como para chicos de 15 años.

Qué bien, o sea, que te sentiste también cómoda y más relajada, como que esos miedos que te habías hecho se fueron desapareciendo un poco.

Sí, mis compañeros también, o sea, justo había sentado al lado de dos chicos, y uno de esos chicos era de… ¿de dónde era?, Bulgaria creo que.

Pero claro, él había venido a Alemania cuando era chico, o sea, él hablaba alemán, pero en el sentido de que entendía mi situación, de que como estar ahí completamente en otro… sí, en un lugar donde no es el mío.

Así que bueno, él fue muy bueno, me habló, y bueno, ahora ellos son como mis compañeros con los que más hablo.

Hablemos un poquito sobre las asignaturas en las clases teóricas.

¿Qué te han enseñado?

Tenemos… dos, tres, cuatro… tenemos cuatro asignaturas por semana, y tenemos… no, tenemos cinco, cinco asignaturas, y tenemos deporte, que es algo que no me esperaba, o sea, no esperaba que tuviera deporte, pensaba que era todo teórico… Deporte como educación física, tienes que correr… Sí, jugar básquet, fútbol, lo que sea, sí, sí.

No estaba muy contenta al respecto, pero ya después en la clase, y jugando con… o sea, sí, nos hacen jugar deporte, cosas, jugamos los otros días básquetbol, y eso como que hace que con tus compañeros te acerqués un poco, porque estás haciendo juego en equipo, entonces en ese sentido como que… bueno, me empezó a gustar esta clase.

Y después las otras clases son todas teóricas, tenemos este… ¿cómo sería la traducción?

Como estudio de campo, una cosa así, y esta materia tenemos como uno, dos, tres, cuatro, así.

En este semestre tenemos solamente uno y dos, o sea, estudio de campo uno, estudio de campo dos.

Ah, sí, claro, cuéntame más.

Está contando su experiencia, su viaje desde Argentina a Alemania.

Bueno, tenemos estas dos materias en este semestre, después me dijeron que en el otro semestre vamos a tener estudio de campo cuatro, tres, cuatro y cinco, y se trata básicamente de lo que necesitamos aprender, o sea, cómo hablar con los clientes, de qué se trata realmente ser vendedor, cuáles son las tareas del vendedor, digamos, lo que se necesita realmente saber.

Y después tenemos inglés, inglés de negocios, después tenemos comunicación, y después también tenemos una materia que tenemos como una vez cada dos semanas, que es mercadería para los clientes, ¿sería como la traducción?

Y ahí es cuando nos dividen a todos los estudiantes, porque, o sea, estamos todos, somos todos, sí, vendedores, pero no todos vendemos lo mismo.

Por ejemplo, en mi caso, vendemos cosas de animales, después están los que venden cosas de comida, supermercados, después los que venden tecnología, los que venden cosas de cocina.

Entonces, en esta materia de mercadería nos dividen a todos, y todos los que trabajan en negocios de animales, van por un lado, los que trabajan en negocios de tecnología por el otro, los que trabajan en supermercados del otro, y así.

Y ahí nos explica más o menos de qué se trata la mercadería que vendemos.

O sea, hasta ahora, lo que estuve viendo en esta materia son como las reglas, más o menos, de las ventas de animales.

Por ejemplo, yo no vendo animales vivos, pero hay otros que sí, que venden en un negocio más grande, venden, qué sé yo, perritos, pajaritos, hámster y esas cosas.

Cuáles son, digamos, las reglas que tienen que hacer papelería para vender animales.

Interesante lo que dices, porque si hay alguien que quiere estudiar estas ventas, es como entender que ventas es muy amplio, pero que dentro de la escuela es donde ya los empiezan a dividir.

O sea, lo que dices tú, tienen materias y asignaturas que son comunes, pero por ejemplo, esas que son separadas, nunca se ven.

O sea, tú, por ejemplo, nunca vas a entrar como al área de gente que está estudiando para vender artículos de cocina, como que no te metes ahí.

No, o sea, nosotros entramos a las ocho de la mañana, tenemos todas las materias juntos y después la última materia es en donde nos dividimos.

O sea, si yo fuera para donde están enseñando de vender productos de cocina, me voy a perder en mi propia materia.

Así que, o sea, es como que no hay forma de ir a pispiar de qué se tratan las otras materias, porque entonces te perderías la tuya.

¿Y en cuanto a las pruebas, no sé, tienes algún test que te hacen o trabajos en grupo, te han evaluado?

Sí.

Hasta donde tengo entendido, tienen en cuenta tu participación en la clase.

Cuando explican y preguntan, o sea, si estás ahí sin hacer nada, es como que después hay una nota de trabajo en clase.

Y después, hasta ahora tuve tres pruebas, que ellos nos llaman como trabajo de clase, que bueno, en Argentina sería como una prueba común, común parcial en la universidad, que es una prueba sin tener texto ni nada, tienes que saberlo todo en memoria, de definiciones o en algún caso que tengas que dar tu opinión o cosas así.

Hasta ahora tuve esa prueba.

También en algunos casos, por ejemplo, en mi escuela, los primeros días hubo problemas con la alarma de incendio.

Entonces, era como muy interrumpida la clase, porque teníamos que salir al patio porque sonaba la alarma y después volver a entrar, entonces perdíamos mucho tiempo de clase, entonces en algunos momentos los profesores dijeron, bueno, les damos esta tarea, la traen para la próxima clase.

Y en ese tipo de situaciones, generalmente preguntaban así en clase, pero en otros casos te hacían pasar al frente y decir como qué habías hecho.

Y a mí me tocó dos veces pasar al frente y explicar qué tarea había hecho, cómo la había hecho.

Eso cuenta también como nota de clase, no es una nota oral, por decirlo.

¿Y cómo te sentiste cuando tuviste que presentar la primera vez?

Sí, estaba re nerviosa, porque no es como si te hubieran dicho, bueno, mañana pasas al frente y explicas lo que hiciste.

Fue como muy espontáneo.

Me dijeron, bueno Magali, explicas lo que hiciste y pasas al frente.

Como que sin ningún aviso de nada, pasas al frente y explicas lo que hiciste.

Y sí, estaba re nerviosa, pero bueno, ya había hecho la tarea, así que más o menos eran unas tablas.

El tema es que me olvido mucho la palabra.

¿Dónde tenés que rellenar los cuadraditos?

Bueno, tenía que pasar al frente y explicar lo que había hecho.

En uno de esos, un día tuvimos, creo que el profesor no iba a estar presente, entonces nos dijeron, bueno, les vamos a dar como una tarea para que se vayan a casa y la hagan en casa, pero la pueden hacer en grupo, y era ir a varios negocios y preguntar, por ejemplo, cómo vendían en ese negocio las cosas, porque hay diferentes formas de vender, cuántos empleados había en ese negocio, qué tan grande, qué tipo de mercadería tenía, bueno, todo eso y después compararlo con otros tres, por ejemplo.

Entonces, ese día habíamos ido con mis compañeros a un shopping y fuimos a diferentes tiendas, completamos esta tabla, y bueno, ahí en esa lección pasamos en grupo y cada uno explicó como una tienda.

Entonces, bueno, en grupo no fue tan drástico, pero también tuve que pasar en una sola, y bueno, básicamente leí lo que había escrito, y sí, más o menos intenté explicar, y por suerte los profesores no eran como tan malos como decir, no, estás diciendo eso mal, era como que te escuchaban tranquilamente, y bueno, la idea principal, decían como que bueno, está bien.

Hablemos un poquito del tema de los sueldos, si nos puedes contar más o menos el rango para las personas que nos escuchan se hagan una idea.

Bueno, los sueldos en realidad están como fijos de, cómo se dice, como la organización que se ocupa de cada...

Sí, la hija acá, la cámara de comercio, que es como el ente regulador también.

Ente regulador, eso.

Hay un ente regulador como para cada área, y ellos fijan los precios que sería como lo básico o lo que te deberían pagar cuando buscas un álbum, pero cada empresa tiene su propio sueldo, o sea, esto es como una referencia, pero no necesariamente...

Tiene su fiesta ahí.

Están jugando entre los dos, tengo dos gatos.

Bueno, este ente regulador es como que da una referencia de precios de lo que se debería pagar, pero no necesariamente la empresa te va a pagar eso, justamente en la última clase estuvimos viendo que, por ejemplo, para los vendedores, como que el sueldo debería ser entre los 800 euros el primer año, más o menos, pero que las empresas te pueden pagar menos, pero no menos del 20% de esos 800 euros por mes.

Del piso mínimo.

Exacto, ya si te pagan el 20% menos de los 800, ya eso es como ilegal.

Eso es el primer año y el segundo, el segundo año ronda entre los 850 por lo menos y los 900, una cosa así.

La carrera esta de vendedor dura dos años, después se puede agregar un tercer año y ya sos como, como por decir, el gerente de un negocio, como el que maneja las cosas.

Como los temas administrativos también, o no?

Más o menos sí.

Y en cuanto a los horarios en la escuela, ¿cuántos días vas a las clases teóricas y cuántos días vas al trabajo?

Yo estoy yendo dos días al colegio y trabajo tres días.

Las clases son de 8 de la mañana, tengo dos horarios en los dos días, como que un día es de 8 de la mañana a 1 y 10 de la tarde y el otro día es de 8 de la mañana hasta las 3 de la tarde.

Te iba a preguntarle en el caso, por ejemplo, en tu caso, tú ya tenías tu trabajo y entraste al hospital a través de ese lugar.

Las personas, no sé si tienes como o si sabes de tus compañeros que entraron como por otro lado, ¿cómo lo hacen?

¿Sabes eso o no?

Por ejemplo, si tienen que aplicar a alguna empresa y después la empresa hace lo mismo que hizo contigo o ellos tienen que postular a la escuela.

¿Cómo es ahí?

Como tengo entendido, tenés que aplicar a la empresa.

La empresa, si te elige, tenés que hacer una entrevista, dependiendo de qué trabajo, es como que son más estrictos, o sea, no solo haces una entrevista, sino que también haces pruebas y otras cosas.

Y es básicamente como buscar un trabajo normal, o sea, mandas tu currículum, te presentas, haces una entrevista y si la empresa cree que sos bueno para el trabajo, te toma y no, o no.

Si te toma, entonces la empresa se ocupa de hacerte el contrato y de buscar, digamos, la escuela en la que tenés que ir y hace como todos los papeles con la escuela.

En mi caso, y creo que según lo que tengo entendido, no es como que vos elegís a qué escuela ir, es como que la empresa es la que se ocupa de eso.

Dentro de las materias que tienes, o la experiencia en la escuela, ¿qué es lo que no te gusta?

Bueno, hay algunas materias más entretenidas que otras, y también tienen que ver con los profesores.

Por ejemplo, esta materia de la mercadería, la profesora es como muy seria y habla muy rápido, entonces me cuesta un poco seguirle el hilo de lo que está diciendo, y usa palabras muy específicas.

O sea, es como cuando antes de empezar el colegio tenía miedo de no entender nada, es como que esta materia es eso, de que usa palabras muy específicas.

Quizás no muy específicas como para un alemán, pero para mí sí, porque no son palabras que uno usa en el diario.

Es buena la profesora, pero como te digo, es muy seria y habla muy rápido y usa estas palabras, y por ahí me cuesta seguirle el hilo.

Y después en el trabajo, en realidad está todo ligado al idioma, de que mi nivel todavía no es muy muy bueno, y por ahí ocurren malos entendidos.

Por ahí hay gente que no tiene mucha paciencia y no quiere hablar con vos.

O sea, si está por ejemplo mi compañera al lado mío, directamente le hablan a ella, y yo estoy pintada ahí en la pared.

Me pasó cuando llaman por teléfono, para mí hablar por teléfono es una pesadilla.

Para todas.

Me pasó de que un cliente llamaba para pedir una cita para la peluquería, y cuando uno habla por teléfono, lo primero que te dicen es el apellido de la persona que está hablando.

Es como te dicen, hola, cabella corta, y te dice lo que quiere.

Y cuando vos tenés que hacer una cita, tenés que en la computadora poner el apellido de la persona, si no, no sabés quién es, quién viene.

Y los apellidos alemanes, bueno… De letra M, repítalo, por favor.

Entonces, esta persona no era muy paciente, y es como que uno de entrada se da cuenta cuando la otra persona no tiene paciencia, y se nota que no va a ser bueno con vos, no va a tener compasión con vos.

Entonces ya lo había notado de entrada, de que hablaba así muy rápido, y de que me había preguntado en un momento, me dice, estoy hablando con una peluquería, o sea, él pensaba que estaba hablando con un número equivocado, porque claro, yo no hablo perfecto alemán, más el acento y todo, entonces ya me empecé a poner nerviosa, y cuando me pongo nerviosa, es como que hablo muchísimo peor de lo que hablo generalmente, entonces el hombre dijo, bueno, dijo lo que quería, y para yo buscar la cita necesitaba su apellido, entonces le pedí, me puede por favor deletrear su apellido, y me dice, no, no, esto así no va, no, chao.

Y me cortó, y me cortó.

Entonces bueno, ese tipo de cosas, por ahí como que sí, te pega el ego.

¿Qué te pasa en esos momentos cuando te sientes, cuando te ves enfrentada a estos clientes difíciles, o a estas reacciones, o cuando te sientes ignorada?

Sí, se siente feo, o sea, yo sé, intento ponerle viste onda, decir bueno, está bien, como te digo, siempre, como que antes de empezar, me veía en la situación del otro lado, del cliente que está intentando hablar al vendedor, y el vendedor no te entiende, entonces yo como clienta diría, o sea, qué haces acá al frente atendiendo gente si no podés ni hablar.

Intento, sí, entender de que sí, de que puede ser molesto para la gente, pero bueno, como que mis compañeras creen en mí, y como que me pusieron en ese lugar por alguna razón, y de que bueno, de que incluso sabiendo alemán, va a haber gente, o sea, siendo alemán, va a haber clientes de que son una piedra en el zapato, y hay otros que van a ser buenos, o sea, va a haber siempre estos clientes molestos, y los que son clientes buena onda.

¿En la escuela te enseñan a manejar casos como estos?

¿Se hablan estos temas?

Sí, o sea, la última prueba que tuve se trataba de eso, de cómo manejar diferentes tipos de clientes, o sea, están los clientes que son parlanchines, que te hablan veinte mil cosas, que no tienen nada que ver con lo que van a comprar, pero bueno, ellos vienen y te charlan, y te charlan, hay otros clientes, no sé, por ejemplo, los tacaños, que vienen y te vienen a regatear, a decir uy, no me podés vender esto más barato, cosas así.

En teoría eso se ve como mucho más adelante, pero es como una especie de introducción a estos tipos de clientes que son, digamos, especiales.

De todos modos, me enseñan eso, pero sí, yo a la hora de estar enfrente de esta situación, es como que te juega una mala pasada el tema de ponerte nerviosa y de querer hacer las cosas bien, y que, bueno, en mi caso, el idioma no es el mejor.

A mí me pasa que cuando he pasado por situaciones como la tuya, la que tú describes, a mí también me ha pasado, me he sentido así, como que creo que la capacidad de empatizar también crece, como que se va expandiendo, como que me vuelvo mucho más empática porque yo también he pasado por esas situaciones.

Sí, o sea, uno, cada uno es como es, o sea, si yo, o sea, gente que habla en español, también va a haber gente que sí, que no, es mala onda, es mala onda y es mala onda.

Da lo mismo el idioma.

Da lo mismo el idioma, o sea, es así.

Sí, es cierto.

Con estas nuevas experiencias que has vivido, ¿qué cosas sientes que han cambiado en ti desde que llegaste?

Por ahí, soy un poco dura conmigo misma en el tema del idioma, pero si me pongo a contar de que ni siquiera hace un año de que empecé a aprender alemán y ahora estoy hablando y entendiendo muchísimo mejor, no digo que entiendo el 100%, pero entiendo un 90, 80%.

Si me pongo a pensar en ese sentido, digo, guau, como que aprendí un idioma en un tiempo rapidísimo y bueno, por ahí las situaciones me hacen creer de que no, de que no tengo el nivel suficiente, pero si uno se pone a pensar, la verdad es que sí, que aprendí muy rápido y aprendiendo mejor de la gente, de la cultura, de cómo se maneja la gente y de que en realidad, como que a fin de cuentas, por ejemplo, cuando yo llegué acá sin saber nada, la primera impresión que uno tiene de los alemanes es que son fríos y son correctos y muy estrictos y toda la cosa, de que en realidad no, o sea, son gente como uno.

Para las personas que nos pueden estar escuchando a lo mejor fuera de Alemania y también tienen las ganas de salir, de conocer otros mundos, más allá como tú de las vacaciones, ¿qué le podrías recomendar basado en tu experiencia?

¿Algún consejo?

Que se manden.

Sí, para mí, o sea, hay mucha gente que piensa que viajar es como tirar la plata, porque no puedes tener material que puedas tocar, pero la experiencia, mentalmente, es un viaje, es una expresión argentina.

Es increíble, las cosas que ves, que aprendes, de que no es todo como, no sé, te hablo de lo más tonto que puede ser la comida acá, o sea, que en un momento yo nunca me imaginé que iba a comer, por ejemplo, de desayuno por decirte huevo frito, una cosa así.

Y después estás acá y te negás, pero después lo terminás haciendo y después decís, ah, bueno, está bueno.

Bueno, eso es como lo más básico, después tenés estas experiencias que vos decís que en tu vida cotidiana hubieras dicho, no, no puede ser, no haría esto nunca.

Y después estás ahí y lo haces y es como, si no, no tiene precio.

Antes de ir terminando la entrevista, quería preguntarte un poco por tus gatitos.

Antes de grabar, me contaste que los trajiste de Argentina.

¿Podrías decirnos cómo lo hiciste?

Bueno, como te dije, me encantan los animales.

Yo tengo dos gatos que los dejé en Argentina cuando me vine para acá, y mis gatos son como mis hijos.

Sufrí un montón de que no estuvieran conmigo, pero no tenía yo un lugar donde tenernos, porque como te dije, yo viví en una vegué, obviamente no estaban permitidos los animales.

Después viví en un departamentito, que era un departamentito que estaba muy provisorio, eran por un par de meses y después tenían que buscar otra cosa, así que no, tampoco.

Y después cuando ya realmente tuve un lugarcito para mí, de estar segura de que podía traerlos, pues empecé a investigar todo para traérmelos.

Lo más básico es que el gato o el perro tenga todas las vacunas, que esté sano, digamos, y después hay que ponerles un chip.

Todo eso tiene que estar hecho con tiempo, o sea, no podés, digamos, el día de viaje, el día anterior al viaje, hacer todo junto, porque no.

Después tenés que ir al CENASA, en el caso de Argentina, tenés que ir al CENASA y como que legalizar todos estos papeles de que están vacunados, de que tienen el chip, de que son animales sanos.

Ellos te dan un papel que dice que está todo en orden.

Y bueno, y después el tema pasaje de animales es dependiendo de cada aerolínea.

Generalmente las aerolíneas te permiten animales, generalmente tenés la opción de mandarlo por bodega o ir en cabina con vos.

Generalmente se permite solamente un animal por persona y que tiene que, en cabina, tiene que, estamos hablando en cabina, en bodega pueden ir más animales.

En cabina puede ir un animal por persona y tiene que pesar, con el transportín, tiene que pesar 8 kilos, más de eso después no te dejan.

O sea, tenés que mandarlo por bodega.

Y tienen que tener, bueno, esto no es cien por ciento necesario, pero como dueño de animal, lo tenés que saber, se le pone como una especie de pañal gigante en el suelo del transportín, cosa de que si necesitan hacer sus necesidades no se te enchastre todo el transportín de sus cosas.

Después, bueno, si querés llevar agua o comida en la mochila, siempre tener ahí algo.

Se necesita tener la correa y el collarcito.

Cuando vas al aeropuerto te lo hacen sacar al animal del transportín para que pases por las, ¿cómo se dice?

Eso que te detecta todos los metales y esas cosas.

O sea, el transportín pasa solo por la máquina esa y vos pasás por el lado, por donde te detectan los humanos, tenés que pasar por el animal.

Y en el caso de los gatos, bueno, se necesita sí o sí, cosa de que no se te escape y después no lo encuentres más.

Claro, ¿y los gatitos los trajiste tú o los mandaste solos?

Los traje yo.

Todo esto es para viajar con el animal.

Después hay empresas que sí, que te hacen todo el transporte y te hacen todos los papeles.

El animal viaja solo, generalmente en bodega porque no hay nadie que nos lleve en cabina.

Lo que sí es que eso suele ser muy caro.

O sea, yo tuve que pagar mi pasaje y después un extra para el pasaje del gato y todavía eso era, no sé si la mitad de lo que te cobra la empresa este por hacer el transporte del animal.

Así que siempre es recomendable que llevarlo uno o hasta incluso pagar el pasaje un familiar.

Eso va a salir más barato que mandarlos por estas empresas.

Un super buen dato para quienes quieran también traer a sus animales.

Para ir ya terminando, Magali, si hay alguna persona que tiene interés en esta área de ventas y quiere más información, ¿cómo puede ponerse en contacto contigo?

Tengo mi Instagram, que es Magali.

No tengo problema en si alguien quiere preguntarme algo.

Estoy muy abierta en ese sentido porque cuando también yo antes de empezar el Más Vido buscaba información, no encontré en ningún lado.

Me hubiera gustado escuchar la experiencia de alguien, de saber más o menos de qué se trataba, de cómo fue el primer día del colegio y esas cosas.

Así que sí, quien tenga alguna duda y quiera preguntarme puede mandar un mensajito por Instagram.

Sí, vamos a dejar tu contacto entonces en las notas del episodio, al igual que todas las otras páginas de VJ y de la Work and Holidays.

Y yo me animo todo eso para que si hay alguien que tiene interés, ahí puede tener toda esa información.

Magali, quería de nuevo darte las gracias por compartir toda tu experiencia, las anécdotas hoy día y gracias de nuevo y mucha suerte en todo lo que viene.

Muchas gracias.

Si te gusta nuestro contenido y crees que a alguien le puede ser útil, por favor ayúdanos a compartirlo para poder llegar con esta información a más personas.

Puedes seguirnos en el Instagram Somos Azubis y enviarnos sugerencias y comentarios a través de un DM.

Si quieres más información, puedes entrar al sitio web somosazubis.de donde encontrarás una sección de preguntas frecuentes.

Ahí respondemos todas las dudas más recurrentes con respecto a las Ausbildungs en Alemania.

Muchas gracias por escuchar y que tengas un lindo día.

Close